Los cuatro vídeos de la noche

Un partido de las Finales de la NBA deja multitud de imágenes par el recuerdo y como no podía ser menos el primer choque entre y ha servido para que viviéramos tres momentos un tanto particulares.

Otra patada de Green

La tendencia a realizar patadas voladoras de es preocupante. Otra vez una acción similar en la que Green suelta a la pierna e impacta ligeramente en el pecho de , lo suficiente como para el que base de los Cavs pida explicaciones.

https://vine.co/v/iYbhpxUewE5

La zancadilla al árbitro principal

tuvo una noche caliente, resultando decisivo en ataque gracias a sus canastas en la primera parte. Durante un instante del segundo cuarto ni siquiera el hecho de que uno de los árbitros le impactara por llevar una trayectoria equivocada impidió que el brasileño anotara un triple.

https://vine.co/v/iYbPHwPMZ9b

La pizarra rota de Kerr

siempre ha dado esa imagen de chico bueno incapaz de matar una mosca. Sin embargo durante el choque inicial de las Finales de 2016 al técnico de Golden State le salió la vena destructiva y rompió la pizarra de un golpe. “La destrucción apacigua un poco el enfado. Prefiero hacerlo en una pizarra que en un jugador”, dijo Kerr en tono de broma tras el partido. Lo que es innegable es que a partir de ese momento los Warriors hicieron un parcial de 40-24 a su favor.

https://vine.co/v/iYbx6ULrdD2

Golpe de Dellavedova a Iguodala

Hace unos días se desató una impresionante polémica en la NBA por el golpe que Green propinó a Steven Adams en sus testículos. Anoche sucedió algo similar, con dando un fuerte golpe a en la misma zona dolorida de Adams. Los árbitros revisaron y hablaron. Volvieron a revisar y hablar. Y volvieron a revisar y volvieron a hablar para cerrar la jugada con una simple falta personal.

https://vine.co/v/iYb3rLTKuW6


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

La clase obrera de los Warriors silencia a Cleveland

Elogios unánimes para Shaun Livingston

Siguiente