Los Lakers hacen daño a Cleveland y Thomas se cobra su venganza

Noche aciaga de los en California. Los hombres de Tyronn Lue cosecharon una dura derrota ante los (127-113), siempre dispuestos los angelinos a competir y con una serie de jugadores necesitados de reivindicaciones. Y es que, en el caso de que LeBron James decidiera cruzarse parte de Estados Unidos para acabar en la franquicia californiana, algunos de los miembros de la plantilla dirigida por Luke Walton tendrían que tomar la puerta de salida. Ya saben, los salarios.

Quizá uno de ellos pudiera ser , que acaba contrato en verano y que anoche hizo el partido de su vida, con 36 puntos, récord profesional, 14 rebotes, 7 asistencias, 2 robos y 1 tapón en 37 minutos de juego, con un 14/18 en tiros de campo. Randle era uno de los que querían dar un golpe en la mesa, ganar cartel, ya sea para los Lakers o para lo que pudiera pasar en la agencia libre. Y lo hizo, liderando unos Lakers que siempre llevaron la batuta, que sometieron a unos pobres Cavaliers que se desintegraron después del descanso (65-60). Solo por el hecho de que a una escuadra donde ande LeBron, anoche 24 puntos, es difícil darle por muerta, nos hace huir del drama total a la hora de analizar a Cleveland. Pero mala pinta tiene.

Thomas se venga

Los focos estaban puestos también en , abrazo en la rueda de calentamiento  a LeBron y con demasiado que decir en la jornada dominical. Su fracaso como jugador en Cleveland, donde activamente apenas estuvo un mes, desde que debutó tras su lesión de cadera hasta que fue enviado el 8 de febrero a los Lakers, le dejó un poso amargo. Luego, el calendario de la NBA se encargó de servirle la posibilidad de vengarse. Anoche, a su manera, lo hizo. Acabó con 20 puntos, 5 rebotes, 9 asistencias, 1 robo y a pesar de sus 5 pérdidas, cerró la velada con un +18 con él en la pista. El valor de lo hecho por Thomas es mayor al ver la discreta noche ofensiva de Lonzo Ball, 5 puntos, 3 rebotes y 7 asistencias, pero 2/11 en el tiro. Kentavious Caldwell-Pope o Brook Lopez estuvieron brillantes también.


En Cleveland, por rescatar alguna buena noticia además del monólogo de LeBron, firmó una buena hoja de servicios, con casi 20 minutos en pista para 15 puntos, 7 rebotes y 2 tapones. El pívot, a pase de LeBron, hizo una de las jugadas del partido. José Calderón, con el que Cleveland tuvo una gran racha cuando se quedó con él como único base y colocaron al extremeño al frente, cerró el triste domingo para los Cavs con 14 puntos, 1 rebote, 2 asistencias y 1 robo.

Los Cavaliers, tras el triunfo de los Pacers ante Boston, caen a la cuarta posición del Este y un balance de 38-28. Los Lakers, por su lado, registran un balance de 7-3 en los últimos diez partidos y se afianzan en la 11ª plaza del Oeste en la clasificación NBA, 30-36 y a 6,5 partidos de los playoffs.