Los Lakers se meten en las finales del Oeste pasando por encima de Houston


Diez años después los Lakers vuelven a sentir lo que es estar clasificados para las finales de la Conferencia Oeste. Venciendo anoche cómodamente a Houston Rockets por 119-96, los californianos han cerrado la eliminatoria por 4-1 a la vez que han puesto fin al lapso de tiempo más largo de su historia sin llegar a la serie que da paso a la pelea por el anillo. LeBron James, quien firmó otra completa actuación con 29 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias, señala que este fue justo el motivo por el que decidió jugar para los angelinos.

“Esta es la razón por la que quería ser parte de esta franquicia, llevarlos de regreso al lugar en el que estaban acostumbrados a estar, y ese no es otro que competir por ser campeones. Para mí es un honor vestir de oro y púrpura. Para el equipo todo gira sobre la idea de continuar con el legado”.

Por ahora están cumpliendo con creces. El quinto partido de la serie ante los de Texas no fue sino el reflejo de la dinámica de los anteriores encuentros. Los Lakers dejaron a su rival en 20 puntos en el primer cuarto para marcharse 15 arriba. Aunque hubo cierta reacción en el segundo periodo, esta quedó en un espejismo cuando a la vuelta de vestuarios los chicos de Frank Vogel pisaron de nuevo el acelerador para definitivamente pasar por encima de unos Rockets que se han ido desinflando desde que ganasen el Game 1. Tan cómodo fue el partido que el técnico de los Lakers dio más descanso del habitual a sus mejores jugadores mientras daba minutos a otros que no están en la rotación habitual, caso de Jared Dudley.

Puntería afinada

Que los Lakers han evolucionado desde su llegada a la burbuja de Orlando es un hecho. En sus primeros encuentros surgieron dudas al ver como su ataque parecía atascado en muchos momentos y al sentir que los rivales podían hacerles daño. Ahora la perspectiva ha cambiado por completo. A través de una fantástica defensa han desactivado a Houston hasta hacerles parecer un conjunto netamente inferior. ¿Ganarles un partido? Puede ser. ¿Vencerles al mejor de siete? Ya cuesta más imaginarlo.

Si hay algo que ha cambiado en el equipo es su capacidad anotadora desde la larga distancia. Fueron el peor conjunto de los seeding games con un 30,3% en triples. En playoffs han mejorado hasta el 35.9%. Contra los Rockets han llegado al 37,7% firmando anoche un genial 19 de 37 (51,4%). Con tal acierto Markieff Morris se fue hasta los 16 puntos mientras Kyle Kuzma aportó 17 desde el banquillo. Si la meten desde fuera las opciones de derrotarles se reducen.

LeBron, en su hábitat natural

Para James estar en las finales de conferencia es como el pan de cada día; eso sí, es la primera vez que lo consigue caminando por el salvaje oeste. En total El Rey acumula once presencias en tal instancia de la postemporada: seis con Cleveland Cavaliers, cuatro con Miami Heat y una con los Lakers. En los diez últimos años solo se ha quedado sin llegar a esta eliminatoria en una ocasión. Fue el curso pasado, cuando una inoportuna lesión frenó en seco sus aspiraciones con los angelinos. Por cierto, en las ocho últimas oportunidades que se vio en las finales de conferencia alcanzó las Finales de la NBA.

Harden, única oposición

Al concluir el cuarto partido Mike D’Antoni habló de falta de espíritu en sus chicos y lo cierto es que la situación no cambió absolutamente nada anoche. Salvo James Harden, quien cerró la temporada con 30 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias, el equipo parecía totalmente desconectado. Russell Westbrook, la gran apuesta para pelear por el anillo, se quedó en 10 puntos con 4 de 13 en tiros de campo. En conjunto, los de Texas firmaron un más que discreto 13 de 49 en triples, o lo que es lo mismo, un 26,5%.

Ya de vacaciones, Harden recalcó que tiene puesta su mente en solucionar lo que ha fallado este curso. “Ha sido una temporada difícil para nosotros. Obviamente no ha terminado como queríamos. Simplemente tengo que resolverlo”. D’Antoni por su parte señaló que desea continuar al frente del equipo, algo que Daryl Morey marcó como prioridad para la organización hace escasos días. “Tenemos una gran organización, una gran ciudad, grandes aficionados, el equipo es genial. Quiero decir que todo está bien aquí. Veremos qué pasa, pero no podría pedir una situación mejor. Llevo cuatro años y espero seguir. Nunca se sabe”. Los rumores sobre su continuidad están en marcha.

(Fotografía de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.