Los Mavericks se apuntan a una investigación científica sobre el sueño, la fatiga y el posterior rendimiento

El descanso es una parte básica para cualquier deportista, y los jugadores de la NBA no son una excepción ante ello. A veces quizás no se le confiera tanta importancia como la que tiene, y los están dispuestos a enseñarles a los componentes de su plantilla las repercusiones que se crean cuando se producen alteraciones en sus horarios habituales.

Dallas va a ser la primera franquicia de la historia en colaborar con un estudio científico que se encarga de investigar la relación existente entre las horas de sueño, la fatiga y el posterior rendimiento en la cancha.

¿Cómo funciona? Los jugadores usarán unas pulseras que servirán como dispositivo para medir su sueño. Es decir, cuánto tiempo dura o cómo es de profundo. Los resultados se vincularán después con el desempeño que realicen en la tarea física durante los entrenamientos con el resto del equipo.

“Si un jugador está durmiendo unas seis horas cada noche y dice que se siente bien, en realidad podremos decirle que se podría mejorar su tiempo de reacción si durmiera ocho horas. Se puede demostrar”, explica Pat Byrne, fundador de Fatigue Science, que son quienes van a realizar el estudio. “Le dije esto a los jugadores de los Mavericks y a todos los jugadores profesionales con los que trabajamos: confundes cómo tú te sientes con lo que tú puedes hacer. Nuestra tecnología muestra cómo el sueño afecta al rendimiento real durante los partidos“.





Canal Telegram
Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.