Los Timberwolves suman su cuarta derrota consecutiva

Nada parece salir bien en Minnesota. Cuarta derrota consecutiva para unos que ya son penúltimos en la Conferencia Oeste.

Esta vez volvieron a caer ante los por 118 a 114, justo dos días después de haber jugado contra ellos. Para los de la Gran Manzana esta victoria supone una racha de dos partidos consecutivos ganados y se ponen séptimos en la Conferencia Este.

El conjunto de Hornacek no lo tenía fácil. Los Wolves habían caído en el Madison Square Garden y seguro que tenían ganas de revancha. Para parar a los de Minnesota necesitaron del “mejor” Carmelo Anthony que anotó 29 puntos (9/20 en tiros de campo) y de un Derrick Rose que aportó 24 tantos. Kyle O’Quinn fue el mejor del partido y sumó un doble-doble con 20 puntos y 13 rebotes. Justin Holiday terminó con 13 puntos y siete rebotes y Kristaps Porzingis se quedó en 11 tantos.

O’Quinn jugó su mejor partido como Knick y minimizó la actuación de Karl-Anthony Towns. El dominicano acabó con 20 puntos y ocho rebotes. Towns sumó 16 de sus tantos en el tercer cuarto, aunque de nada sirvió ya que Carmelo Anthony no se quedaba atrás y seguía anotando para dejar la diferencia entre equipos en 10 puntos.

Sin embargo, en el último cuarto ese colchón que tenían los de Nueva York desapareció. Zach LaVine terminó con 23 tantos y ayudó a que el sueño de la remontada fuera posible. Ayudó Muhammad que acabó con 14 puntos.

Hornacek tuvo que meter en cancha de nuevo a sus titulares y apareció la figura de Kyle O’Quinn para dar la victoria a los de la Gran Manzana. El pívot acabó con Karl-Anthony Towns y capturó tres rebotes ofensivos de suma importancia para que los Knicks terminasen ganando el encuentro.

Habló Rose

Al acabar el encuentro le tocó a Derrick Rose comparecer ante los medios. El base de los Knicks está encantado tanto con la atmósfera que se respira en Nueva York, como con el equipo y los dirigentes. “Mi trabajo es salir a la cancha y jugar lo mejor posible para ganar cada partido”, declaró D-Rose. El base declaró que aún está aprendiendo sobre cómo manejar su nuevo rol. “Los tiros que forzaba en Chicago no son necesarios aquí. Aún trato de saber cómo jugar sin desplazar al equipo”, manifestó.

Y los españoles

Jugaron los españoles de cada franquicia, Ricky Rubio para Minnesota y Willy Hernangómez para Nueva York. Otra mala noche para el base de los Timberwolves, que jugó 30 minutos y terminó con tres puntos y sólo intentó cuatro lanzamientos a canasta. Willy Hernangómez jugó 16 minutos que le sirvieron para anotar 6 tantos y capturar cuatro rebotes.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Clippers cogen fuelle de nuevo

Steve Kerr usó marihuana para su dolor de espalda

Siguiente