La compleja situación económica de los Warriors

Contaban con ello. Sabían a lo que se atenían si lo hacían. Sabían que el sacrificio sería muy grande. Toca sacar la calculadora y diseñar el balance.

Durant acaba de fichar un año con Golden State Warriors más un segundo curso que será opción del jugador. En total en la Bahía comprometerían, sólo en 730 días y por único jugador, la cantidad de 54,3 millones de dólares. Si luego quieren conservar su joya recién adquirida —que querrán— tocará hacer virguerías de nuevo para mantener lúcido el escaparate y seguir conservando algo de valor en la trastienda.

Para la temporada 2016/17, por nivel de salarios  (de más a menos), los tienen comprometidas —actualizado tras los fichajes y traspasos de última hora de ayer— ya las siguientes cantidades.

La oferta de Livinsgton, acaban de informar desde ESPNes un hecho que se llevará a cabo, siendo la intención de la franquicia de San Francisco el premiar al point guard por su gran rendimiento de este año.

En cuanto a los otros dos jugadores que han sido importantes esta temporada y no figuran en la lista de arriba la situación es la siguiente. Las fuentes —y la lógica— ya indican que los Warriors renuncian a su derecho de tanteo sobre , permitiendo así que éste sea agente libre y firme por el equipo que quiera —ya bajo contrato verbal con Dallas —.

Por otro lado está . Según Marc J. Spears de ESPN, renunciarán también a sus derechos sobre el pívot nigeriano, quien de igual modo quedará emancipado para negociar con cualquier franquicia.

Situación general

Tras ver las condiciones económicas actuales a título individual, hacemos las sumas pertinentes y comenzamos a hablar de macroeconomía. La situación para la campaña que dará comienzo el próximo mes de octubre deja, si congelamos el tiempo en este mismo instante, —contando el salario de Livingston— con 92,7 millones de dólares comprometidos. Es decir, un roster de ocho jugadores y apenas dos millones —94,14 es el límite salarial— para negociar y completar los 15 huecos disponibles. En 2017 también tienen ya asegurados 36,36 millones—sin contar a Durant—, y en 2018 otros 36,68.

Por lo tanto el Tetrix en el vestuario de Golden State no ha hecho más que empezar. Alguno de los jugadores referencia tendrá que salir. Siendo inmune ya su naciente Big Four (Curry – Thompson – Durant – Green) la guillotina estará entre las cabezas de los Andre(w). Uno de los dos, Iguodala o Bogut y sus más de diez millones tenía que salir; y el elegido ha sido el australiano. En su lugar llega procedente de Dallas, Zaza Pachulia.

Ambos se convertían en agentes libres sin restricciones en 2017, por lo que era justo el momento de traspasar alguno y crear así margen financiero para lograr jugadores de rotación que doten a del fondo de armario del que en estos momentos carece. En cuanto al draft, tras además de el ya firmado McCaw, ostentan los derechos en el puesto 30º de Damian Jones, cuyo salario, en caso de firmarlo, ronda el millón de dólares.

Mantener a Durantula

Como decíamos, el enorme esfuerzo económico debe compensar a largo plazo. Así pues, para tener opciones de conservar a Durant —ya que sería raro que éste aceptara un descuento y activara su opción de jugador— la cifra en mente supera, sí o sí, los 30 millones, y de exigir el máximo KD podría elevarse hasta los 36. Una barbaridad.

Para empezar a coser esta historia los Warriors emplearían sus ‘Derechos Bird’ sobre Curry, pero eso sólo dejaría 13 millones para una potencial continuidad de Iguodala y demás agentes libres. Por lo tanto, insistimos en lo mencionado up supra: con Bogut fuera, cualquier otro que quiera continuar (Brandon Rush, Leandro Barbosa, James Michael McAdoo, Ian Clark) o unirse a este proyecto ganador y arrollador, que vaya asumiendo que tendrá que hacerlo aferrándose a las room exception y acuerdos mínimos salariales.

Por cierto, una posdata. Hace unos meses jugamos a divagar sobre ello, sobre esta locura —aunque no con los mismos extremos contractuales—, y no fueron pocos los que se rieron. La pesadilla de Durant en los Warriors era posible; y finalmente el monstruo, nos devoró los pies. No está demás que le echéis nuevamente un vistazo para recordar como nos imaginábamos, en el mes de noviembre, a Kevin Durant en el Área de la Bahía.

Como hemos ido advirtiendo, Kevin Durant, con su decisión, no ha hecho sino tirar la primera pieza del dominó.

* Datos obtenidos de Spotrac


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Oklahoma: entre Westbrook y la reconstrucción

Tim Duncan, “inclinado” a la retirada

Siguiente