El mejor partido NBA de Boban Marjanovic

Llega tarde, llega cuando es casi irrelevante, llega a destiempo y sin embargo muy a tiempo para que nos preguntemos, una vez más, qué sería hoy de los Detroit si —tal y como parecía cuando firmó con los de la Motown— hubiera estado más en los planes de .

“Probablemente deberíamos haber buscado alternativas antes”, decía Stan ayer, en la previa del partido frente a los Rockets cuando reveló que Marjanovic y el novato Henry Helleson pasarían a ser parte de la rotación habitual de ahí a final de temporada. ‘Probablemente‘, puede que sea una palabra generosa en exceso.

La maldita hemeroteca

No podemos pasar a lo que hizo ayer el gigante serbio, sin dar previamente una necesaria colleja (o tres) a Stan y compañia. Es necesaria. La maldita hemeroteca, (mil perdones por el préstamo), de nbamaniacs la ponemos hoy a nuestro servicio para recordar el escenario en el que el pívot salía de San Antonio para ser importante en Detroit.

Fue, en primera instancia, Gregg Popovich quién empujó a Boban a salir de San Antonio. “Saca tu culo de aquí. 21 millones no son 3″.

El 3 de octubre, ya con el center de 2,22 en su plantilla, su nuevo coach hacía las siguientes declaraciones “Es imparable al poste bajo. Y será mejor cuando simplemente le hagamos jugar”.

Un mes antes, enterado de su fichaje, el otro ‘5’ imponente de los Pistons se las prometía muy felices con su nueva y prometedora compañia: “Es muy difícil anotar por encima de él. Es un jugador impresionante. Ha sido un gran fichaje para nosotros, y se va a convertir en una gran ayuda para nosotros durante todo el año”.

La gran ayuda de Marjanovic ha venido desde el banquillo, mediante esos pompones masculinos, la bufanda-toalla, que tan expertos en su manejo se convierten aquellos que suelen estar sujetos a ella. El europeo ha podido hacer una tesis este curso. La gran ayuda dentro de pista del pívot, la que esperaba , se resume en 7,2 minutos de media en un total de 32 apariciones. Vaya.

Actuación soberbia ante Houston

“Y será mejor cuando simplemente le hagamos jugar”. Ni pensar quiero si esto fuera verdad.

Boban, sin existir durante toda la temporada, ayer, en el triunfo sobre los Rockets 114-109, fue por fin protagonista en minutos, con 28, e hizo lo siguiente. Miró el aro en 18 ocasiones, y acertó en su objetivo en 12 de ellas. Eso con el crono activo. Con este detenido y desde la personal, anotó 3/4. Así pues, 27 puntos —su mayor anotación en la NBA— a los que añadió 14 rebotes y 2 asistencias.

Marjanovic tiene 28 años, dos más de contrato con Detroit y, si el verano es tranquilo en la Motown, otra oportunidad para Van Gundy de redimirse. Otros 82 partidos por delante para hallar las alternativas… a tiempo.