Miami arranca con victoria en la burbuja ante Denver


No estaban ni Jamal Murray (tendón de la corva) ni Gary Harris (molestias en la rodilla); esto había que señalarlo lo primero porque se trata de dos de los jugadores más importantes del conjunto de Colorado.

Dicho lo cual, buen triunfo de Miami Heat sobre Denver Nuggets (125-105), dos de los aspirantes de ‘segunda fila’ de ambas conferencias, aunque con virtudes y estilos bastante diferentes.

La constancia y la fidelidad al sistema se impuso al talento anoche bajo las yermas gradas del HP Field House, con Erik Spoelstra como hilo conductor de todo lo maravilloso que nos han regalado los de Florida en esta temporada anormal e infinita.

A la vuelta de vestuarios

De la primera mitad solo vamos a detenernos en los prolegómenos, donde Meyers Leonard emuló a Jonathan Isaac durante el himno, quedándose de pie y sin arrodillarse como sí hicieron el resto de rivales y compañeros, aunque en su caso, como él mismo explicó después, fue “como gesto de respeto a las Fuerzas Armadas norteamericanas” y no por discrepancias ideológicas frente a la visión cuasi-hegemónica que está abanderando el movimiento Black Lives Matter en las calles del país.

Dicho esto, pasamos a la segunda mitad, que es donde realmente se vendió el pescado tras unos 24 minutos iniciales en los que el partido no sólo estuvo igualado, sino que llegó a su ecuador con Denver en la delantera (57-56).

Señor Kelly

Pero en la segunda parte –de la segunda parte)–, es decir, en el último cuarto, vimos un ciclón. Pues si bien Jimmy Butler, Bam Adebayo (22 puntos cada uno) y Duncan Robinson (17) habían llevado el peso de los suyos hasta el momento, Kelly Olynyk por su parte no había dado muestras de vida hasta entonces. Pero como un Veyron tras haber pasado la noche calentito en el garaje, pasó de cero a cien al primer acelerón.

20 puntos en el último cuarto. 20 en total. Pim-pam-pum. Y de camino se une a Wade como el único jugador en la historia de los Heat en lograr tal hazaña (veinte tantos en un cuarto periodo).

“Ha habido muchas posesiones esta noche en las que no he visto a mis chicos jugar duro”, expresó Mike Malone, coach de Denver, dejando claro que la excusa no iba a ser la piedra angular de su discurso en al derrota. “Aunque tengas jugadores lesionados o con coronavirus esto no es aceptable. Que pierdas el balón y luego no bajes corriendo a defender, eso no encaja conmigo”. Indignación que traducimos rápidamente a números al ver que los Heat doblaron a su rivales en puntos tras recuperación de balón (35 a 17).

Los Nuggets tuvieron en Nikola Jokic y Jeremi Grant (19 cada uno) sus puntales en ataque. Bol Bol, una de las sensaciones en los amistosos previos a la reanudación, logró ser parte de la rotación (lo que ya es un paso) con 5 puntos y 4 rebotes en 12 minutos en pista.

El rodaje de estos dos equipos, con los playoffs perfectamente encaminados en ambos casos, continuará mañana lunes frente a Raptors y Thunder (vs Heat y Nuggets), ambos ganadores de sus respectivos encuentros en la noche de ayer.

(Fotografías de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.