Miami logró frenar la racha de Houston


Noche difícil de definir en Florida. Miami se impuso a Houston por 101 a 99 en un choque en el que los Rockets ganaron el primer y último cuartos, anotaron 18 triples —24 horas después de batir el récord histórico de la NBA—, tuvieron una ventaja de 16 puntos en el primer cuarto, hicieron un parcial de 13-1 en el último y… además de perder el choque perdieron a Chris Paul por lesión.

Los Heat resistieron el envite de recibir a un equipo que llevaba 5 victorias seguidas y lo hicieron a su modo, complicando la noche a todos los niveles y de una forma no muy eficiente para ambos conjuntos. No en vano Miami ganó el partido con un pobre 38,7% de acierto en tiros de campo —según Associated Press esta temporada los Heat van 4-4 cuando se quedan por debajo del 40% y el resto de la NBA 9-103 con un porcentaje de acierto así de bajo— y Houston no pudo pasar de 35,4%, aún peor.

Los de Erik Spoelstra confirmaron su mejoría de las últimas semanas imponiéndose al segundo equipo más en forma de la NBA, y ahora son ellos quienes han conseguido enlazar tres triunfos consecutivos que les acercan al octavo puesto. De hecho, actualmente están empatados con los Orlando Magic, último equipo en puestos de playoffs, con 14 victorias y 16 derrotas.

El conjunto de Florida, que arrancó el curso con un balance de 7-13, ha revertido esta tendencia ganando siete de sus últimos 10 partidos, incluidos cuatro triunfos en una gira de seis encuentros por el Oeste. En el mes de diciembre, solo Indiana y Memphis están cediendo menos puntos por partido que los Heat (101,3), que han dejado a su rival en menos de 100 puntos en cinco de los últimos siete choques. Si su defensa funciona, Miami funciona, y, tal como está el Este, mantener este nivel puede ser sinónimo de pelear por la postemporada.

Choque igualado

La clave estuvo en la enorme diferencia en los tableros ya que los hombres de Erik Spoelstra capturaron 21 rebotes más que los de Texas. Eso y no permitir que James Harden pudiese lanzar en el último segundo, lo que forzó a que Eric Gordon se jugase el tiro final y que por tanto las probabilidades de victoria visitante disminuyesen.

“Si lo metía cualquiera lo asumiríamos, pero no iba a ser James Harden”, explicó Dwyane Wade, autor de 10 puntos con 4 de 17 en tiros de campo, sobre la defensa en la última jugada en la que él mismo se encargó de forzar que Harden no estuviese cómodo.

Anoche, Josh Richardson se encargó de liderar a los de Spoelstra con 22 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes, y estuvo bien apoyado por los 19 tantos de Tyler Johnson. El base, que fue titular, tuvo una importante aparición en el tramo decisivo del encuentro colocando un tapón a James Harden y anotando 5 puntos en los últimos tres minutos. Hassan Whiteside no alcanzó el doble-doble por poco (9 puntos y 17 rebotes) y no pudo colocar un tapón tras 26 partidos consecutivos haciéndolo.

Un Harden más “humano”

Resulta extraño definir así la actuación de alguien que se fue hasta los 35 puntos y 12 asistencias, pero lo cierto es que el nivel al que estaba jugando James Harden hace que estos números entren dentro de lo normal. El escolta había empezado a acumular partidos con triple-doble y/o cifras anotadoras de escándalo, pero anoche quedó claro que, incluso para La Barba, los milagros tienen un límite.

The Beard, convertido prácticamente en el único recurso ofensivo, estuvo en pista más de 42 minutos, y lo pagó llegando notablemente agotado al tramo final. De hecho, Harden no fue capaz de anotar ningún tiro de campo en los últimos 8 minutos, aunque encontró en Eric Gordon un buen socio para mantener a Houston en partido. Gordon acabó con 20 puntos, incluidos varios triples importantes en el tramo final, aunque el más decisivo, el que habría dado el triunfo a los suyos sobre la bocina, no pudo acabar dentro.

(Fotografía de portada de Rob Carr/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.