NOLA, segundos del Oeste


Raptors, Spurs, Thunders y otra vez Raptors. Eso suman cuatro victorias de seis posibles, y es lo que permite a los New Orleans Pelicans otear su conferencia casi desde lo más alto, solo por debajo de Phoenix y con mismo balance que Clippers y Lakers.

Zion Williamson (21 puntos en este último duelo) ni siquiera está siendo la bestia parda que a largos ratos del curso pasado demostró poder ser… y eso son buenas noticias, pues significa que el young core de NOLA es más que un sólo órgano. De hecho, ahora mismo bombea claramente al ritmo de otro jugador cuyo ancho de espaldas compite ahí-ahí con el del bíceps de Zion: Brandon Ingram… todo lo que escasea en kilos, lo rebosa en talento, plasticidad y anotación.

El MIP no ha echado el freno y sigue camino, podríamos decir, de su segundo MIP. El escolta/alero no para de mejorar, y anoche, ante unos Raptors que les hicieron sudar hasta el final (120-116), se marchó hasta los 31 puntos con un 50% desde la línea de tres (4 de 8).

Eric Holiday

Otro que está sorprendiendo y tumbando puertas en estos primeros compases es ese ‘lastre’, ese ‘pollo sin cabeza’ por quienes los Pels perdían a su amado Jrue Holiday, y de quien ni su presencia en el 2º All-Defensive Team parecía suficiente aval.

Pero ayer Eric Bledsoe volvió a cuajar una gran actuación (19 puntos y 10 asistencias) y ser vital, de nuevo, en el clutch; si el otro día lo fue con un tapón providencial a DeRozan, esta vez anotó de tres cuando el balón quemaba. Pero él ardía aún más: el base estaba on fire, y clavaba su cuarto triple ( de seis intentos) de la velada para sellar un triunfo de los que saben a fresa y miel.

Stand Van Gundy, uno más que ha caído de pie en el vestuario, describió la actuación de sus muchachos con la palabreja de moda: “Lo que más me gusta es nuestra resiliencia. No es fácil dejar escapar una ventaja de dobles dígitos para ponerse abajo y luego volver a remar. Muchos equipos se rinden y dejan llevar en ese punto”.

No obstante, no todo son pepitas de oro entre la arena; la segunda unidad sigue sin rendir al nivel esperado (ni Redick, ni Hayes, ni Melli), pero eso no empuja al head coach a probar alternativas, y Willy Hernagómez, así como su pick de lotería, Kira Lewis Jr., no rascan minutos ni bola, y aguardan en el fondo del armario.

Por los Raptors, VanVleet (que arrancó el encuentro desatado), con 27 puntos y Chris Boucher con 24 desde la suplencia, lideraron su ofensiva. Paskal Siakam, ese líder que no termina de sacar la cabeza del caparazón, se quedó en 10 tantos y se vio fuera del encuentro, expulsado por faltas, justo en esos minutos clave en que los grandes deben lucir (faltando 8:30 minutos para el final).

¿Pánico en Tampa?

En absoluto. A pesar de haber perdido cuatro de sus cinco partidos hasta la fecha. A los Raptors les está costando anotar (4º peor ataque de la NBA), pero defienden como acostumbran (entre las diez mejores defensas)… sólo necesitan recuperar cierto fervor y la desviada puntería (en Siakam, Anunoby y Powell especialmente).

“Una vez empecemos a ganar algunos partidos y acumulemos buenos minutos como equipo, manteniendo nuestra defensa sólida, y corriendo y esas cosas, todo volverá a la normalidad”, aseguró un confiado Pascal Siakam.

Anoche, DeAndre’ Bembry (residual por ahora), Matt Thomas y Malachi Flynn (nervio puro desde el Draft) se quedaron sin minutos. Veremos si Nick Nurse, viendo esa carencia de puntos, va recurriendo a ellos en las próximas jornadas.

(Fotografía de portada de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.