Oklahoma empezará la temporada sin público en las gradas


Oklahoma City Thunder ha decidido finalmente abrir el curso 2020-21 sin aficionados en su pabellón, el Chesapeake Energy Arena. Aunque a principios de noviembre anunciaron un plan para tener un grupo reducido de fans en sus gradas, finalmente la situación que se vive en el estados, donde los casos de coronavirus han aumentado considerablemente, les ha hecho replantearse la situación. Así lo han explicado mediante un comunicado.

“Durante meses, hemos trabajado en estrecha colaboración con Chesapeake Energy Arena, la ciudad de Oklahoma City, funcionarios de salud locales y la NBA para implementar medidas sanitarias y de seguridad que permitan el público reduciendo la capacidad de asientos. Sin embargo, a medida que revisamos las tendencias actuales y preocupantes en los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones en Oklahoma, queremos tener mucha precaución para ayudar a controlar la propagación del virus en nuestra comunidad. Por lo tanto, la organización ha tomado la decisión de comenzar la temporada sin aficionados en el pabellón”.

La idea inicial, la cual se dio a conocer exactamente el 10 de noviembre, era la de permitir el acceso a un grupo reducido de aficionados bajo unas estrictas medidas de seguridad que incluían distanciamiento de dos metros, mascarillas, escaneo de entradas sin contacto y una rigurosa limpieza de todo el edificio. Los Thunder mantienen su idea, pero la trasladan a algún momento futuro de la presente campaña.

“Continuaremos vigilando y evaluando la situación durante las próximas semanas para determinar cuándo podrán los aficionados asistir a nuestros partidos. Tomaremos todas las medidas necesarias para crear un ambiente seguro para aquellos que asistirán a los partidos cuando comience la próxima temporada, incluidos jugadores, entrenadores, personal, medios de comunicación y periodistas”, concluye la misiva.

Decisiones independientes

La NBA querría que el retorno del público se diese al unísono con todos los equipos, pero es la realidad de cada estado o ciudad la que puede marcar qué haga cada franquicia. Golden State lanzó un plan para ocupar la mitad de sus asientos, Utah ha hablado de meter solo a 1.500 aficionados y los Lakers han anunciado que, al igual que OKC, iniciarán la campaña con el Staples Center vacío. Las diferencias entre unos y otros son obvias, pero de igual modo está por ver si cada uno termina haciendo lo propuesto.

(Fotografía de Ron Jenkins/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.