Paul George admite haber sufrido depresión y ansiedad


Paul George ha vivido el año en una etapa de montaña del Tour de Francia; sí, entre subidas y bajadas. Los problemas en el hombro no le dejaron jugar al principio de temporada, después se recuperó hasta alcanzar un buen tono de juego, pero de igual modo siguió intercalando grandes actuaciones con momentos en los que literalmente no estaba. Algo parecido le ha ocurrido en la burbuja de Orlando. No abrió mal su periplo en ella, pero hasta el partido de anoche (35 puntos en 25 minutos) su participación en playoffs estaba siendo cuando menos mediocre. ¿Qué le ocurre?

Al acabar el Game 5 ante Dallas Mavericks, con victoria por 154-111, la estrella de los californianos abordó sus problemas sobre la pista confesando que ha sufrido ansiedad y depresión. Estos problemas a nivel mental han podido influir claramente en su rendimiento durante el actual curso. “He subestimado la importancia de la salud mental, honestamente. Tenía ansiedad y un poco de depresión. Estando encerrado aquí (en la burbuja de Orlando), simplemente no estaba cómo debía estar. Lo he comprobado. En los partidos anteriores sentía como si no estuviese allí”.

De cara al futuro, George señala que la ayuda de algunos allegados le ha permitido ir superando sus problemas y que espera mantenerse en la buena línea en lo que queda de campaña. “Me sentía completamente fuera de mí. Sin embargo, hay muchas personas que han estado a mi lado intentando ayudarme lo máximo posible. Mis compañeros, mi familia, amigos… debo dar las gracias a todos los que se preocuparon por mí. Simplemente estaba en un rincón oscuro pero encontré el camino. Estoy de vuelta, y espero con ansias el resto de la competición”, sentencia.

¿Explica esto su bajo rendimiento en los cuatro primeros encuentros ante los Mavs? Puede ser. En dichos enfrentamientos el alero All-Star se quedó en 15,3 puntos por noche mientras firmaba un 29% en tiros de campo y un 22,2% en triples. En el Game 5, el cual puede ser definido como el de su resurreción, fueron 35 puntos en 25 minutos con un 12 de 18 en tiros de campo (66,7%), y un 4 de 8 desde la línea de tres puntos.

George no es el primer jugador que admite haber tenidos problemas de ansiedad. En 2018 conocimos que Kevin Love también había sufrido depresión, y que incluso llegó a tener un ataque de pánico durante un partido. Ese fue el momento elegido por el jugador interior para sincerarse y poner sobre la mesa lo importante que es la salud mental para un deportista de élite. Desde aquel día el jugador de Cleveland Cavaliers no ha dejado de apoyar la causa, donando recientemente 500.000 dólares para la investigación sobre salud mental.

(Fotografía de Mike Ehrmann/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.