Phoenix Suns y el ataque anacrónico que domina la liga


La NBA actual baila a ritmo de triple. No es nada nuevo, cada año se tiran y anotan más tiros de tres, cambiando completamente la morfología del juego a una velocidad de vértigo. Tanto, que existe la sensación de haber alcanzado el exceso, de haber convertido los encuentros en concursos de triples en los que gana el que más enchufa. Incluso Daryl Morey, uno de los pontífices del triple como arma ofensiva suprema en la última década, ha puesto en tela de juicio lo inconveniente que podría ser esta tendencia para la propia competición en un futuro próximo.

En este camino la ejecución a media distancia ha quedado denostada, pues la estadística avanzada señala a este tiro como el menos eficiente. Mejor debajo del aro o un pasito hacia atrás. Dejando reposar el dominio de este lanzamiento casi exclusivamente en las manos más hábiles. Al fin y al cabo, sería contra intuitivo despojar de estos tiros a muñecas tan dotadas en ellos como las de DeRozan, Durant, Irving o Kawhi.

Aunque parezca que el triple todo lo domina, año a año encontramos que varios de los equipos más potentes de la competición no tienen este tiro como principal arma. O lo que resulta más contracultural aun, que lo cuentan entre una de sus debilidades. Ahí están como ejemplo los Lakers campeones, rutilantes desde la defensa del aro y el dominio físico de los partidos. Ayuda bastante, eso sí, contar con los atajos de Lebron y Davis.

Una rara avis en el baloncesto moderno

Aún más insólitos que estos casos, son los equipos que dominan ofensivamente con el tiro de media distancia por bandera. Categoría que este curso Phoenix está elevando al máximo exponente. Los Suns no son el equipo que más utiliza los lanzamientos entre la zona y el triple, pero sí son el que los ha convertido en un modelo ganador. Ahora mismo su récord es el segundo mejor de toda la liga, solo por detrás del de los Jazz. Y en los últimos dos meses, en los que han sumado más victorias que nadie, registran el mejor ataque y el segundo mejor diferencial de puntos por cien posesiones.

Todo ello, de una forma que el análisis común definiría como totalmente contraria a la que Utah abandera. Mientras los de Salt Lake City han logrado ser el equipo más rápido de la historia en anotar 850 triples en una temporada, no hay equipo en la liga que rivalice con el volumen y eficacia de los Suns desde la media distancia.

Los números también le dan la razón

De todos los tiros que ejecuta el conjunto de Arizona, el 23,5% vienen desde la franja que separa la zona de la línea de tres. Dato solo superado por San Antonio y Orlando —24,1 y 24,2 respectivamente—. Lo extraordinario en Phoenix es el porcentaje que mantiene en estos tiros, sacando de rueda a cualquier equipo de volumen similar. Los de Monty Williams encestan un 50,3% de sus tiros entre tres y cinco metros —mejor dato de la liga— y un 44,9% de los que lanza entre los cinco metros y la línea del triple. Registros cortesía de Basketball Reference que representan la cima de la liga en porcentaje acumulado.

Comparación de las cartas de tiro de Suns, Magic y Spurs (Fuente: NBAStats.com)

En la actual NBA es muy raro ver jugadas diseñadas para acabar con tiro de media distancia, por lo que normalmente su uso queda reducido a acciones más bien individuales. No es el caso de Phoenix que, aún basando gran parte de su anotación en estos tiros, son el tercer equipo que más asistencias reparte por partido.

En realidad, da igual la estadística que tengamos en cuenta. Los Suns aparecen entre los diez mejores de la liga en cualquier dato que tenga que ver con la eficiencia y el flujo ofensivo. Por si fuese poca afrenta, lo hacen al sexto menor ritmo de posesiones de la tabla. Verles en la máxima élite dentro de categorías como el tiro de campo efectivo o el true shooting plantea ya de por sí una dicotomía en el escenario competitivo que dibujan los gurús de la estadística avanzada.

Lo que de verdad importa

Evidentemente, estos números están estrechamente relacionados con la tipología de los anotadores de los Suns. Devin Booker lanza casi un tercio de sus tiros desde aquí y Chris Paul lo hace en más de la mitad de los suyos —mayor porcentaje de toda su carrera—. He aquí la clave de todo. Que la muestra global designe al tiro de media distancia como ineficiente, no implica que ya no se pueda dominar ofensivamente a través de él. Pues el baloncesto, más que cualquier otro deporte, se debe al talento individual como guía de todo lo demás.

Los últimos años han visto cómo la opinión pública tachaba a San Antonio Spurs como un equipo desfasado. Y a pesar de que puede haber parte de verdad en este juicio, se pasa demasiado por alto la innegable pérdida de talento que ha sufrido el equipo texano. No se pasa del preciosismo ofensivo de 2014 a un baloncesto tosco por ciencia infusa. Quizás tenga más que ver con perder al núcleo de jugadores más importantes de la historia de la franquicia.

En resumen, que las ideas de Popovich no han envejecido por no erradicar el tiro de media distancia, sino por el hecho de que San Antonio ha dejado de ganar. Lo cual se debe casi única y exclusivamente a la mediocridad de su roster desde que Leonard abandonó el barco. Y la forma de ganar que tienen estos Suns viene a reforzar esta línea de análisis.

Mientras muchos equipos se resignan ante una mala noche en el triple y comienzan a pensar en el siguiente partido de regular, Phoenix es capaz de recomponerse y volver a llevar el partido a su cauce. Lo que, generalmente, acaba desembocando en ser un mejor equipo de baloncesto que aquel que se ampara en un solo plan. Pero todo ello parte del talento generacional de Paul, la voracidad ofensiva de Booker y cómo se retroalimentan ambos con un entorno al preparado fin para competir a toda costa. Tengan o no el día desde más allá del arco.

(Fotografía de portada de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.