¿Qué pieza busca realmente Boston?

Boston es a día de hoy un ejemplo de trabajo constante y bien hecho. Lejos de dejar que temporadas negativas nublasen su vista del futuro, los de Massachusetts han sabido ir sumando granito a granito para tener en estos momentos casi montado su castillo en la orilla. Decimos casi porque el objetivo final es luchar por el anillo, y es justo ese el que les lleva a pensar que necesitan algo más. Lo que no tienen tan claro es que ese algo tenga que llegar antes del 23 de febrero.

Empezamos. El traspaso de a New Orleans Pelicans tuvo un efecto colateral. Aún sin creer que desde california soltasen al pívot, muchos se preguntaban cómo se le había escapado a los Celtics. Sencillo. Nunca fueron tras él. Según fuentes manejadas por Boston Globe, la gerencia de Boston nunca llegó ni a entablar conversaciones preliminares por el ‘cinco’.

Un caso bien parecido tenemos si apuntamos a . A nadie se le escapa que los Sixers están buscando un acuerdo para darle salida, pero ese no se producirá con Boston como compañero de negocio. Según la fuente manejada por el citado medio, el radar tampoco señala al talentoso jugador de Philadelphia.

Bien. Aunque prácticamente descartemos la opción de un pívot de primer nivel, no podemos hacer lo mismo si se trata de un alero. Como hemos empezado diciendo, Boston desea incorporar un pieza de tal trascendencia como para que les permita luchar por ser campeón, y es justo aquí donde reaparecen los nombres de y .

Bulls y Celtics ya han mantenido conversaciones en el pasado; sin embargo, está por ver que haya posibilidad de que estas sean retomadas antes de la fecha límite de traspasos. Más complicada se vaticina una negociación con la franquicia de Indianapolis, ya que esta no ha dejado entrever siquiera que esté abierta a desprenderse de su jugador franquicia bajo ninguna circunstancia; es decir, puede que hasta el próximo verano haya un movimiento importante.

Refuerzos segunda unidad

Ante tanto obstáculo, en Boston empieza a cobrar fuerza la posibilidad de incorporar algún jugador que de mayor fortaleza al banquillo, y es aquí donde aparece como uno de los objetivos. La cuestión es que tampoco ven una necesidad imperiosa en moverse en esta dirección, ya que el rendimiento de jugadores como Jaylen Brown, James Young, Gerald Green o Terry Rozier, ha reducido la urgencia por reforzar la segunda unidad. En cualquier caso, los Celtics nunca ofrecerían una selección de primera ronda para cerrar un acuerdo de este estilo.

El camino de la paciencia

Cierto es que el recuerdo de hace dos años, cuando firmaron en el último momento a Isaiah Thomas, les anima a no cerrar la puerta ante la posibilidad de concretar un gran traspaso. Pero no lo es menos que se encuentran en una posición privilegiada que no quieren desaprovechar. Siendo uno de los mejores equipos de la liga y con la opción de tener el nº1 para el próximo Draft -anunciado como uno de los más talentosos de los últimos años- en la organización piensan que lo más acertado puede ser perseguir a Cleveland este año con lo que ya tienen, ser agresivos en la agencia libre con cierta flexibilidad y añadir talento desde el Draft. Eso sí, desde Boston dejan claro que la selección de Nets -posible pick 1- no es intocable.


Vídeos recomendados


No te pierdas todas las noticias del All Star 2018Ver más