Quinn Cook, despedido por los Hawks

Atlanta ha anunciado oficialmente el despido de . El base no formará parte de la plantilla definitiva de los para la 2017-18 a pesar de que con él en nómina los de Georgia cumplían el máximo de 15 contratos estándar exigidos para arrancar el curso.

El despido de Cook no está directamente relacionado con la llegada a Atlanta de Kay Felder y de Richard Jefferson, ya que en ese sentido, y para que se pudiera completar el traspaso desde Cleveland, los Hawks habían cortado a Tyler Cavanaugh y Jeremy Evans.

En primera instancia, Cook ha sido cortado por asuntos deportivos, ya que como decimos sí había un hueco para él en el roster de unos Hawks que se quedan ahora en 14 fichas, más allá del contrato dual de Josh Magette, que no cuenta para el límite de jugador en la plantilla.

Cook, MVP del de la G League 2017 y Novato del Año de esa competición en 2016, jugó la segunda parte de la temporada pasada con los Mavericks y en los Pelicans, en lo que fue su debut en la NBA. Con dos años no garantizados en New Orleans, fue cortado en verano y fichado en septiembre por los Hawks, que le extendieron dos campañas no garantizadas y 1,3 millones para la 2017-18. Ahora, con el despido, Atlanta se ahorra casi toda esa nómina, salvo los 100.000 dólares que sí tenía asegurados el base y que se habrían convertido en 500.000 dólares si hubiera sobrevivido en el plantel más allá del 17 de octubre

Cook aparecía como tercera unidad en la dirección del juego de los Hawks, tras Dennis Schröder y Malcolm Delaney. Sin embargo, 47 minutos de juego en toda la pretemporada,  donde ha promediado 3,4 puntos y 1,2 rebotes, han sido suficientes para convencer a los rectores de los Hawks de que no era su suplente idóneo.


Apoya a nbamaniacs y consigue acceso a contenido extra varias veces por semana. Aquí te contamos cómo hacerlo.