Rafael Stone volvería a cerrar el mismo acuerdo por Harden


La vida da muchas vueltas, y si hablamos de la NBA… aún más. Cuando Houston se vio obligado a traspasar a James Harden, había ciertas dudas sobre su encaje en Brooklyn y más aún sobre si estos habían dado demasiado a cambio de La Barba (todas sus primeras rondas hasta 2027 pertenecen ahora a los Rockets o tienen derecho de intercambio sobre las mismas). ¿Qué ha ocurrido desde entonces? Pues que Harden está directamente en la carrera por el MVP y su precio se ha disparado –si no lo estaba ya–.

Así es, ahora el planteamiento es si Houston debió pedir más o ,al menos, si no se equivocó en la colocación de las piezas. Pudiendo tener a Caris LeVert optaron por hacerse con Victor Oladipo (ya traspasado a Miami Heat); y más allá de los picks mencionados solo llegaron Dante Exum y Rodions Kurucks. Con ese escenario, Rafael Stone (general manager) fue cuestionado por los medios por el acuerdo que cerró hace meses. El jefe de la oficina de los Rockets asegura que si se sentase hoy, el traspaso sería exactamente el mismo.

“Estoy completamente seguro, al cien por cien, de que volvería a cerrar ese acuerdo. Como ya dije, ustedes no tienen las ventajas de saber todo lo que yo sé, pero literalmente no hay la más mínima parte de mí que se arrepienta de haber hecho ese trato. No lo he visto así ni por un momento”, recalca.

Teniendo en cuenta que no se puede dar marcha atrás, es lógico que su mente esté centrada únicamente en el futuro, uno que vislumbra no tan negro a corto/medio plazo como otros vaticinan.

“Gran parte de lo que comenté sobre estar en una cierta posición no tiene por qué ser malo al asociarse a una reconstrucción. Hemos hecho otras cosas por el camino, pero es principalmente ese movimiento el que nos permite decir: ‘Oye, queremos estar en situación de competir en un periodo más corto de tiempo’. No vamos a tomar ese camino de perder partidos a propósito durante años”, avisa.

La apuesta está hecha, pero conocer el resultado de la misma con celeridad se antoja imposible. El futuro de Houston no depende de lo que pase en el draft de 2021 (ni en el de 2022). En Texas han pulsado un botón que les permitirá planearlo todo en un periodo que alcanza hasta 2027 en lo que se refiere a rondas del draft (las cuales van ligadas a cómo se desarrollen los próximos años de Brooklyn) y cuyos réditos tampoco vivirán en la inmediatez. Stone admite que deberán pasar años para evaluar si el traspaso ha sido un acierto o un fracaso.

“Uno de tus compañeros me envió un mensaje de texto el día después del traspaso y me dijo que me evaluarían en 2027. Le dije que era demasiado pronto; deberían hacerlo en 2030. Creo que en ese momento sentimos hicimos el mejor trato posible para la franquicia. Obviamente, ese es mi trabajo, así que lo hice. Particularmente, dado lo que recibimos a cambio, parece que no podrás cómo te ha ido durante varios años… Quizás tres, puede que cinco, o más. Pero me siento bien por eso. Estoy tranquilo con lo que hice”, sentencia.

(Fotografía de Bob Levey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.