Redick, sobre que Trump diga que arrodillarse es falta de respeto: “No creo que a nadie le importe si ve la NBA”


El arrodillamiento durante la proyección del himno estadounidense se confirmó en la jornada inaugural del jueves. Jazz, Pelicans —primero— y después Lakers y Clippers hincaron le extremidad en apoyo de la causa Black Lives Matter y de la justicia social en el país y el mundo. Hasta los árbitros tomaron parte en la acción.

La medida se conocía ya desde hacía unos días. Los jugadores lo habían acordado tras celebrar diferentes reuniones dentro de la burbuja de Orlando. De hecho, los arrodillamientos seguirán produciéndose en adelante. Ante esa revolución de los jugadores NBA, que la Liga no castigará en apoyo a la causa por decisión del mismísimo Adam Silver, el presidente de Estados Unidos se mostró como un profundo detractor.

Donald Trump comunicó el pasado 21 de julio, cuando lo de arrodillarse era un creciente rumor, que eso sería “una muestra grande de falta de respeto” y que la Liga habría acabado para él de llegar a producirse.

J.J. Redick, jugador de los Pelicans, contestó el jueves al mensaje de Trump, vertido vía Twitter, una vez consumado el apoyo a la justicia social en la antesala de los partidos.

“Lo primero de todo, no creo que a nadie en la NBA le importe si el presidente Trump ve baloncesto. No me podría importar menos. Creo que independientemente de tuitear acerca de la NBA, sus tuits tienen la intención de dividir, cada tuit quiere incitar, cada tuit quiere envalentonar a su base. Así que (el de la semana pasada) no fue diferente”, pudo comunicar Redick, y recogió Chris B. Haynes (Yahoo!) después del encuentro inaugural en la burbuja.

Algunos sectores de los Estados Unidos, no solo Trump, critican que la NBA se haya metido tan de lleno a apoyar las protestas y la causa que defiende los derechos, sobre todo, de la comunidad afroamericana. Censuran en parte que se mezcle la política en la escena del deporte de élite y el entretenimiento. Los jugadores, sin embargo, se muestran partidarios de que esto no es cuestión de politiqueos, sino de derechos humanos y una desigualdad histórica que lleva produciéndose en el país desde hace muchos años.

“Queremos que la gente disfrute de la NBA y amamos a nuestros fans, pero creo que tiene que haber cierto nivel de aceptación y conocimiento sobre lo que nuestra Liga está diciendo, sobre lo que la Liga está haciendo y lo que está pasando en el país. Y la gente que no quiere ser consciente de eso, quizá no deberían ser fans”, añadía J.J. Redick.

Este jueves publicamos un especial sobre cómo han asimilado el movimiento Black Lives Matter desde el colectivo de entrenadores y también de propietarios NBA. Conocemos de sobra la opinión de los jugadores en la materia, pero no tanto la de quienes mueven los hilos dentro de las franquicias.

(Fotografía de portada: Sean Gardner/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.