La decisión sobre retomar la NBA podría dilatarse hasta junio

La idea de la Liga es que los playoffs se disputen al mejor de siete partidos a través de una o dos sedes

Tal y como se anunció hace días, la reunión por videoconferencia entre los jugadores y el comisionado de la , , tuvo lugar para aclarar puntos importantes sobre la situación de la competición en estos momentos. Así, contando con la presencia de la directora ejecutiva del Sindicado de Jugadores, Michele Roberts, del presidente de la misma, , y de otros jugadores; el encuentro se extendió durante una hora en la que se habló del regreso de la NBA, de cómo sería y hasta qué punto habrá consecuencias económicas para todos.

Lo primero que ha querido transmitir Silver a los jugadores es calma. Aunque se quiera conocer cuanto antes qué ocurrirá con la presente temporada –actualmente suspendida por la crisis sanitaria del – este ha señalado a los presentes que la decisión sobre terminar o no el curso podría retrasarse hasta junio.

En cuanto a cómo se desarrollaría un hipotético retorno a las pistas, Silver ha confirmado que la opción más probable es que se haga uso de una o dos sedes (Las Vegas y Orlando siguen a la cabeza). El objetivo de esta determinación sería evitar viajes innecesarios. “No tiene sentido aumentar el riesgo de volar de ciudad en ciudad si no va a haber aficionados. Creemos que sería más seguro estar en una sola ubicación, o en dos ubicaciones, para comenzar. El objetivo final no es que vayan a un lugar durante dos meses para sentarse en la habitación de un hotel”, recalca.

Playoffs a siete partidos

Con el tema de las sedes más o menos decidido, se ha especulado mucho con la duración que tendría la postemporada y si sería o no necesario que se acortasen las eliminatorias. A este respecto, y quizás en la línea de que el campeón sea tomado como totalmente legítimo, Silver ha señalado a los jugadores que la idea que manejan en estos momentos es la de disputar las series a siete partidos; es decir, con el formato habitual. A lo que si deja la puerta abierta el comisionado es a que se realice algún torneo play-in (de clasificación para la postemporada) con la intención de poder incluir a más equipos en la reanudación de una temporada más corta.

Más allá de cómo se desarrollen unos hipotéticos playoffs, a los jugadores les lleva preocupando bastante tiempo la preparación física de cara a volver a competir. En esa línea, Chris Paul recalcó hace semanas que serían los jugadores quienes decidirían el tiempo que necesitan para prepararse. Silver no parece tener problemas con esta cuestión; es más, ha asegurado que se mueven en el plazo de que las plantillas cuenten con un mínimo de tres semanas de training camp antes de volver a la acción.

Control sanitario

Pongamos que la NBA decide volver a jugar y concluir la temporada 2019-20, ¿cómo se realizaría el control sanitario? Según ha explicado Silver la idea es realizar test de manera constante. Así, con pruebas casi diarias –al menos siempre entre partidos– se querría reducir al máximo la posibilidad de que un positivo repercutiese en el resto. El plan ante un positivo sería básicamente el de aislarlo y seguir jugando. Claro que llegados a este punto habría que ver si eso es realmente posible. Silver señaló que la esperanza de la NBA sería que los jugadores que den positivo por el virus no requieran suspender a todo un equipo o la temporada, sino solo la retirada de ese jugador mientras se realizan pruebas a quienes han estado en contacto con él.

Según fuentes de ESPN, se cree que la NBA necesitaría unos 15.000 tests para poder llevar a cabo este plan. Sin embargo, de igual modo quieren evitar el dejar sin pruebas a quienes más lo necesitan. Con la intención de buscar un equilibrio entre el negocio y las necesidades de la sociedad estadounidense, Silver ha recalcado que no se hará uso de test que necesitasen otras personas de manera imperiosa. En todo caso, espera que haya suficientes pruebas en Estados Unidos como para que la Liga sienta que puede hacer uso de un gran número de ellas.

Próxima temporada

También se ha hablado en la reunión de cómo se encararía la próxima campaña. Sobre esta cuestión, la cual está profundamente marcada por el presente, Silver ha tratado dos vertientes, por un lado la del calendario y por otro la que atañe a la asistencias y la economía de la competición. En cuanto a cuándo se disputaría el curso 2020-21, el comisionado ha transmitido a los jugadores que comenzar en diciembre es una posibilidad real, y que el hecho de que esto ocurriese puede ser independiente a que se dispute el final de la temporada 2019-20. Sobre el otro punto, el de contar con aficionados en las gradas, la NBA ya estaría trabajando sobre la posibilidad de que si no hay una vacuna deba empezar la próxima campaña sin público, algo que –como explicamos a continuación– repercutiría profundamente en la situación financiera de la Liga.

Cuestión económica

Habrá que adaptarse económicamente. Ese es el mensaje que ha transmitido Silver. Más allá de como se está resolviendo actualmente la crisis, el comisionado ha asegurado que estamos hablando de que sin aficionados la NBA deja de ingresar hasta un 40 por ciento; una enorme porción que podría llevar a recortes para todos (propietarios, entrenadores, jugadores, empleados…). “Es el mayor desafío de nuestras vidas”, ha sentenciado Silver a la vez que ha anunciado que estudian fórmulas para potenciar aún más la televisión.

Negociación colectiva

Aunque Silver ha comunicado a los jugadores varias decisiones que se están tomando, el comisionado ha querido dejarles claro de igual manera que todos los movimientos que tomen el cariz de oficial en cuanto a futuros ingresos o límites salariales deberán ser negociados colectivamente con el Sindicato de Jugadores. Aunque como todos sabemos hay un convenio colectivo vigente, la excepcionalidad de la situación actual supera a este con creces. En palabras de Silver: “El convenio no fue construido para pandemias que se extendiesen en el tiempo”.

Inquietud por los entrenamientos

En el camino hacia una vuelta a la normalidad que aún se ve lejana, la NBA ha permitido a los equipos que abran sus instalaciones para entrenamientos individuales voluntarios desde el 8 de mayo. Esta debía ser una buena noticia, pero no está terminando de ser así. Aprovechando la reunión, Chris Paul ha comentado a Silver que algunos jugadores se están sintiendo presionados para volver a entrenar. La respuesta de este ha sido recalcar que son prácticas voluntarias y que sería desalentador que estuviese ocurriendo lo que comenta Paul. Por último, ha asegurado que recordaría a las franquicias que dichos entrenamientos son voluntarios.

(Fotografía de Stacy Revere/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

La NBA da permiso a algunas franquicias para hacer tests a jugadores y miembros del staff