Robert Williams: ¿robo de Boston en el Draft?

Moverse en el Draft teniendo una de las primeras selecciones puede resultar cómodo. Aunque tengas la presión por acertar, es mucho más fácil hacerlo si tienes ante ti la posibilidad de elegir entre un gran número de jugadores. Luego, pongamos a partir del número 15, algunos dicen que encontrar una futura estrella es cuestión de suerte. Otros aseguran que se trata de trabajo. Sí, hablamos de lo comúnmente conocido como un robo del Draft. Y es justo eso lo que ha podido lograr Boston –bajo el mando de Danny Ainge–, con la elección de Robert Williams.

Formado en la universidad de Texas A&M, donde ha pasado dos temporadas pese a que en verano de 2017 los pronósticos lo situaban como un pick de lotería, Williams vio en la noche del Draft como los informes de scouting, poco favorables como ahora explicaremos, le mantenían sentado más de lo esperado. Al igual que en 2017, los analistas lo colocaban en un puesto de lotería. La realidad es que hubo de esperar hasta el número 27 que pertenecía a los Celtics.

¿Cómo puede ser que un chico que ESPN colocaba alrededor de la duodécima posición cayese hasta la 27? Pues diversos motivos lo explican. Para empezar existían dudas sobre sus hábitos fuera de la cancha. Los informes de su primer año universitario no eran del todo buenos, algo que se vio alimentado por una suspensión en su segundo curso por violar las reglas del equipo. Eso no gustó, pero es que además existen dudas sobre sus rodillas y declinó asistir al Draft Combine.

Con ese escenario muchos equipos prefirieron no ‘arriesgarse’, tanto que los Celtics vieron como llegado su momento aún existía la posibilidad de hacerse con Williams. No dudaron. Con anécdota incluida de Ainge vía FaceTime, se hacían con un potente ala-pívot que Sports Illustrated define como un chico con enorme capacidad para correr correr la pista y jugar por encima del aro. Además, puede adaptarse sin problemas al puesto de cinco. Sus números, 11,1 puntos, 8,7 rebotes y 2,5 tapones, también acompañan.

Conocido su destino, y con la vitola de ser un posible robo del Draft, Williams promete utilizar cualquier crítica como combustible para trabajar aún más duro. “Definitivamente lo tomo así. Esa es una de las razones por las que haces esto. Siempre hay gente que duda de ti. No me importa. Como ya dije, siendo que voy a hacer mucho ruido en Boston”, sentencia.

Ainge defiende la elección

¿Es Ainge más listo que nadie o se ha equivocado? En unos meses empezaremos a verlo más claro, pero por ahora asefura que si se han hecho con Williams es porque los datos recopilados así lo aconsejaban. “Muchas de las personas con las que hablamos, sus entrenadores, sus compañeros de equipo y sus entrenadores, todos los que están familiarizados con él, nos han hecho llegar que les gusta Robert. Y sé que no es perfecto, la mayoría no lo son, pero creemos que tiene un gran margen de mejora”, sentencia.