San Antonio toma el control de la serie ante un solitario Harden


La victoria por 27 puntos de los Rockets con la que se abrió la eliminatoria ha quedado olvidada. Recuperado de aquel golpe, y resignados a la baja de Tony Parker, los Spurs dejaron atrás las dudas para lograr una sólida victoria en Houston por 92-103, colocándose por delante en la serie. Un recuperado LaMarcus Aldridge y una inteligente defensa dieron a los hombres de Gregg Popovich el 2-1 a su favor.

Inicio de errores


Salvo chispazos, el duelo tejano no fue un brillante duelo ofensivo, de forma particular en una espesa primera mitad. Los Spurs no pasaron del 40% de acierto, y el 29,5% de los Rockets solo quedaba compensado por los triples de Trevor Ariza (15 de sus 17 puntos antes del descanso). La espesa defensa de San Antonio, especialmente encaminada a desconectar lo máximo posible a James Harden de sus compañeros, tuvo un efecto inmediato.

En ataque, la gran noticia para los Spurs era volver a reencontrarse con LaMarcus Aldridge. Tras un pésimo inicio de serie (19 puntos totales en los dos primeros partidos), el ala-pívot jugó su mejor partido de estos playoffs, con 26 puntos y 7 rebotes. Sumado a un Kawhi Leonard de nuevo impecable (26 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias) y a la brega de un Pau Gasol espléndido en el trabajo sucio (12 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias y 2 tapones), los Spurs controlaron la pintura, llegando al descanso con un 39-43 a su favor.

Uno contra todos

A partir de ahí, fue un hombre contra un equipo. James Harden, consciente de los problemas para anotar de sus compañeros (solo Clint Capela superó el 50% en la segunda mitad), asumió casi en solitario la responsabilidad ofensiva. El escolta anotó 30 de sus 43 puntos tras el descanso, frente a unos Spurs que se tomaron como prioridad evitar que el resto de Rockets pudiera aprovechar la distribución de Harden. El experimento funcionó, pese a los impresionantes números de la estrella de Houston.

Y es que el ataque de San Antonio florecía de nuevo. Incluso echando de menos las entradas a canastas de Tony Parker, el acierto de Leonard y Aldridge fue imparable para los Rockets. Tres triples de Danny Green, otro secundario silenciosamente brillante, ejercían de puntilla. El malestar de Houston ante la asfixiante defensa de los Spurs acabó en técnicas de frustración para James Harden y Patrick Beverley, viendo como el partido y la ventaja en la serie se escapaba.

Harden y poco más

Los 92 puntos de los Rockets suponen la peor anotación del equipo en partido oficial desde que Mike D’Antoni se hizo cargo del equipo el pasado verano, incluso contando con los 43 puntos de James Harden, su cuarta mejor marca en 2016-17. Jugadores de la importancia de Ryan Anderson, Eric Gordon y Lou Williams se combinaron para 11 puntos totales. Un serio problema que atajar en los Rockets antes de que la eliminatoria se escape de forma irreversible.

 


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.