Trae Young toma como un cumplido el poder ser odiado en el Madison


Trae Young silenció al Madison Square Garden en el primer partido de la eliminatoria que enfrenta a New York Knicks y Atlanta Hawks. El base de los de Georgia logró 32 puntos, 10 asistencias y 7 rebotes, pero su actuación hubiese brillado mucho menos si no llega a ser por ese game winner con el que cerró una noche para el recuerdo. Las gradas pasaron del júbilo al pesar, del ánimo a los suyos a la frustración de la derrota. ¿Puede Young convertirse en un nuevo enemigo de los neoyorquinos como aquellos que abundaban en los 90? El point guard, tras escuchar abucheos durante la noche, estaría encantado de que así fuese.

“Definitivamente conozco la historia de los jugadores que vienen aquí y son odiados. Como dije, siendo honesto lo tomo como un cumplido. Obviamente, estoy haciendo algo bien si me odias tanto. Lo tomo y trato de concentrarme en mi equipo e intento ayudarlo a ganar. En última instancia, nos reiremos de todas estas cosas”, comenta.

Young no esconde que fue una noche especial; no en vano debutaba en playoffs en su tercer año en la NBA. Fue un gran escenario y un gran partido, y además se hacen con el factor cancha de cara a los siguientes encuentros. Pese a todo lo vivido, mantiene los pies en el suelo y entiende que hay que seguir peleando para que este triunfo no quede en simple anécdota.

“Estoy realmente bendecido de estar en esta posición, pero sé que el trabajo aún no está terminado. Es solo un partido. Toca disfrutar de la victoria de esta noche porque es mi primera victoria en el primer partido en los playoffs. Pero mañana tenemos que estar de vuelta en la pelea”, sentencia.

(Fotografía de Seth Wenig – Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.