Última semana decisiva de pretemporada para Tacko Fall

¿Qué tiene este tipo afable de Dakar, sensación absoluta en los medios, que hace que todo el mundo implore porque finalmente se haga un hueco en uno de los rosters más ilustres del panorama baloncestístico americano? ¿Qué más tiene que demostrar el gigante senegalés de 2,31 para hacerle ver a los que encajaría en su rotación? sabrá en unos días si formará parte de la plantilla de Boston que arranque la temporada NBA 2019-20.

Surgió, deslumbrante él, cual aparición mariana en el desierto de Nevada durante la Summer League, dejando boquiabiertos a propios y extraños con sus llamativas actuaciones. Esa sensación inesperada que surge de la nada, alejado de la mayoría de los focos mediáticos y apartado de la visión de los más reputados y poderosos scouts y analistas del mercado que se frotan las manos al descubrir nuevos talentos.

No haber sido drafteado y ser incluido como último engranaje en la plantilla estival del equipo verde parece no importarle para luchar por el pan día a día y estar haciendo los números que puede (2,5 puntos, 2,5 rebotes, 1 tapón y 0,5 asistencias) en su corta estancia en la cancha (13 minutos en total en los dos primeros partidos contra Hornets y Magic).

Espoleado por el cariño de los aficionados, Tacko mejora cada vez que pisa el parquet. Y no solo siendo jaleado por su —de momento— afición, sino por otras ciudades (como fue el caso en Orlando, donde recuerdan su paso por la universidad de Central Florida). Concretamente en este choque, Fall disputó algo más de 5 minutos consiguiendo 2 rebotes y 1 asistencia en el ocaso del partido.

De interminables brazos, su mejor baza es debajo del aro, siendo una amenaza constante en la intimidación a pívots rivales con poco o nulo trato con el exterior de la pintura. Se le nota más suelto, y su movilidad, principal razón por la que ninguno de los 60 picks fuera para él, crece, dejando una sensación progreso y con margen de maniobra importante. 

Tengamos en cuenta que el senegalés comenzó a dar sus primeros botes a los 16 años. Le queda mucho por mejorar, ya que el bote o la rapidez de acción al capturar rebote ofensivo todavía lastran sus posibilidades actuales, pero tendrá nuevas oportunidades en los dos siguientes enfrentamientos contra los Cavs el 13 y 15 de Octubre. Recordemos que la competencia en el puesto de center en los Celtics es feroz (, Vincent Poirier, Robert Williams y ), además Boston ya dispone de 14 jugadores con contrato garantizado.

Pero Tacko sigue ganándose los corazones de la gente de la organización verde. Tanto Stevens como Ainge son conscientes de su valor futuro y quizás no se desprenderían de él aunque no obtuviera el ansiado maná de integrarse en el conjunto final de temporada (habría opción de incluirle en en su filial en la G-League, los Maine Red Claws).

A su favor, el lavado de cara que necesitan los orgullosos verdes después de unas temporadas decepcionantes. Y en esto, la imagen del africano, el furor que causa en las canchas y redes sociales, son un gran activo para esa aventura. En su contra, la masificación en su puesto y que solo ha podido demostrar sus cualidades a cuentagotas, algo que quizá no sea suficiente.

Lucas Rodríguez colaboró en la redacción de este artículo.

(Fotografía de portada: Ethan Miller/Getty Images)

Actualización: de acuerdo a la información de Adrian Wojnarowski los Celtics han decidido este domingo 13 de marzo que Tacko Fall tenga un contrato dual con la franquicia durante la temporada 2019-20, lo que permitirá que el jugador pase casi todo el curso con el afiliado de Boston en la G League y pueda permanecer hasta 45 días en la NBA con los Celtics durante la 2019-20.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

La plantilla de los Cavaliers visita a Dan Gilbert durante su recuperación

¿Marquese Chriss se queda? Eso parece tras escuchar a Kerr

Siguiente