Un heroico Tatum aferra a Boston a la serie con 50 puntos


Cuando la serie amenazaba con no tener demasiada historia, los Boston Celtics han logrado agarrarse a ella. El cuadro de Massachusetts ha aprovechado el cambio de escenario y la llegada al TD Garden para sumar su primer triunfo por 125-119 y poner el 2-1, todo gracias a un Jayson Tatum sensacional que obró un milagro prácticamente por sí solo. Los de Brad Stevens se aseguran así que la eliminatoria tenga que regresar a Brooklyn, y tendrán el domingo la oportunidad de poner el empate y empezar a soñar con la machada.

Para ello necesitarán seguramente que Tatum vuelva a alcanzar el magistral nivel al que estuvo esta madrugada. El alero, con 50 puntos, se echó a los suyos a las espaldas durante todo el partido, y anotó lo suficiente como para compensar las ausencias y el bajo nivel de algunos de sus compañeros. Su noche fue un recital de recursos para anotar desde todas las posiciones, firmando una actuaciones que ha pasado de inmediato a la historia de los Celtics.

Y es que solo cinco jugadores de la franquicia habían logrado alcanzar los 50 tantos en un duelo de playoff antes que él. Jayson se unió a una lista conformada por Bob Cousy, Sam Jones, John Havlicek, quien ostenta el récord del equipo con 54, Ray Allen e Isaiah Thomas. Este fue el último en lograrlo, y lo hizo hace tan solo cuatro años con 53 puntos a los Wizards.

Bandejas, tiros de media distancia, triples… Tatum fue un no parar, y logró además ser lo suficientemente eficiente como para anotar más de la mitad de sus tiros (16/30) y apenas errar en sus numerosos viajes a la línea de tiros libres (13/15). Además, logró repartir 7 asistencias y capturar 6 rebotes, redondeando una noche que, junto a los 50 puntos que anotó en el choque de play-in, hacen de su postemporada una de las grandes historias de este tramo del curso.

Con todo, el alero no estuvo solo. Si bien fue el gran artífice de la victoria, varios de sus compañeros tuvieron también una aportación considerable, y entre ellos destacó Marcus Smart con 23 tantos. El base tuvo una noche inspirada en el triple, faceta en la que firmó un 5/8 que le permitió sumar de manera regular y dar algunas canastas importantes a los suyos. También estuvo acertado en el tiro exterior Evan Fournier, que anotó 17 puntos y 4 triples, mientras que Tristan Thompson se encargó de controlar la pintura con un doble-doble de 19 tantos y 13 rebotes.

Entre ellos tres respaldaron a Tatum, pues la aportación ofensiva del resto del equipo fue bastante escasa. Kemba Walker se quedó en 6 puntos, y los hombres de banquillo solo anotaron 10 en total, lo que obligó a los titulares a cargar con prácticamente todo el peso. Brad Stevens, consciente de ello, acortó la rotación, y aunque dio presencia en pista a 10 hombres, solo 6 de ellos disputaron al menos 12 minutos (los titulares y Romeo Langford).

Irving pincha en su regreso al Garden

Al margen del componente deportivo, ver a Kyrie Irving regresar a Boston era sin duda uno de los grandes atractivos del choque. El base, del que no guardan buen recuerdo en la ciudad y para el que no se esperaba un buen recibimiento, fue foco de los pitidos del público, que se cebó con él durante muchos minutos. Esto podría haberle servido de motivación para elevar su nivel e intentar asestar un golpe mortal a la serie, pero lo cierto es que el ex de los Celtics no tuvo ni mucho menos su mejor actuación.

Irving se quedó 16 tantos tras firmar un pobre 6/17 en el tiro, siendo claramente el peor de un Big 3 en el que tanto James Harden como Kevin Durant brillaron. Con 41 y 39 puntos respectivamente, dotaron de anotación a unos Nets en los que, al contrario que en el segundo partido, no fluyó nada, lo que les hizo parecer un equipo con muchos menos recursos de los que verdaderamente tienen. Hombres como Harris, Griffin o Shamet apenas aportaron a nivel ofensivo, haciendo estéril el gran nivel de sus dos grandes superestrellas.

De esta forma, la serie se irá como mínimo a cinco partidos pese a que muchos se atrevían a vaticinar la barrida, y si su rotación no despierta el domingo es posible que los neoyorquinos se encuentren con un 2-2 que cambiaría enormemente la perspectiva de la eliminatoria. Es cierto que Boston no va tampoco sobrado de recursos, pero parece que Tatum no tiene intención de dejar morir a los suyos tan rápido.

(Fotografía de portada: Adam Glanzman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.