Utah arrasa a los Nuggets y empata la eliminatoria


Si los encuentros entre Nuggets y Jazz estaban teniendo la igualdad como tónica general, anoche esta tendencia se rompió. Tras caer en la prórroga en el Game 1 y en dos prórrogas en uno de los seeding games, Utah se cobró su venganza imponiéndose por un contundente 105-124, y logró un triunfo vital de cara a que la eliminatoria se mantenga igualada y no empiecen a marcarse diferencias demasiado amplias.

Con todo, los 19 puntos que separaron a ambos equipos tras la bocina final no terminan de reflejar fielmente la superioridad de los de Salt Lake City, especialmente en la segunda parte. Su despliegue fue sensacional, y lucieron como un equipo mucho más completo y con muchos más recursos de lo que habían parecido en el primer encuentro, donde ni la exhibición de Mitchell pudo salvarles. Anoche llegaron a contar con ventajas superiores a los 30 puntos, y solo la relajación propia de quien se sabe ganador hizo que estas se redujesen.

Recital de triples

Uno de los principales factores del holgado triunfo fue el sensacional acierto en el tiro exterior del que hicieron gala los de Snyder, que anotaron un total de 20 triples en 44 intentos. Esta cifra supone, con una notable diferencia, el récord de la franquicia en un encuentro de playoffs, que estaba fijado en 16 (curiosamente, en el Game 1), pero lo cierto es que pudo haber sido incluso mayor teniendo en cuenta que, finalizado el tercer cuarto, ya habían anotado 19.

Fue precisamente en este tercer cuarto cuando los Jazz ofrecieron su mejor cara. Donovan Mitchell, algo apagado en la primera mitad, emergió como amo y señor del partido, y, al contrario de lo que ocurrió el pasado lunes, no lo hizo solo a base de meter canastas. El escolta mantuvo su agresividad en la búsqueda de la pintura, pero, leyendo las ayudas de los Nuggets para frenarle y sabedor de que sus compañeros habían dado un paso adelante, compartió mucho más el balón y ayudó a los suyos a exhibir un ataque mucho más fluido y con mayor circulación. A nivel individual se fue hasta los 30 puntos (con un 10/14 en tiro) y 8 asistencias, pero sus sensaciones de dominio durante este periodo no se alejaron en absoluto de las del primer encuentro.

Donovan encontró en Jordan Clarkson a un gran aliado, quien terminó con 26 tantos que suponen su mejor marca en la burbuja. Además, lejos de acaparar el balón en exceso, estuvo mucho más integrado en el ataque de los suyos, y se encargó de finalizar muchas de las jugadas en lugar de monopolizarlas. Por su parte, Rudy Gobert y Joe Ingles se fueron hasta los 19 y 18 puntos respectivamente, culminando así una noche redonda que se saldó con el 1-1.

Murray se apaga

En los Nuggets, Nikola Jokic y Michael Porter Jr. fueron prácticamente los únicos hombres a destacar. Con 28 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias, el serbio se movió en sus parámetros habituales, mientras que el rookie, que había dejado destellos en el choque del lunes, disputó su primer gran encuentro en playoffs anotando 28 tantos en una serie de 10/17 en tiros de campo (6/9 en triples).

Ocurrió lo contrario con Jamal Murray, cuya irrupción final cambió el rumbo del Game 1 pero que vivió anoche un duelo más apagado. El canadiense se quedó en solo 14 puntos, y su presencia en el ataque de los de Malone fue enormemente más discreta. Con todo, fue el tercer máximo anotador de los suyos, pues secundarios como Millsap o Jerami Grant tampoco fueron capaces de aparecer e hicieron la vida algo menos compleja a la defensa de los Jazz. Monte Morris, siempre fiable desde el banquillo, llegó a los 10 tantos, pero de poco sirvió en una noche en la que muchas de las virtudes de los Nuggets o fueron anuladas o no hicieron acto de presencia.

(Fotografía de portada: Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.