Utah se lleva ante San Antonio el duelo por los playoffs

El calendario (y el rodaje) sonreía abiertamente a Utah en este comienzo de 2019…

El encuentro lo arrancaron los San Antonio mirando a los Utah por el retrovisor en la clasificación, y lo terminaron tragándose el humo de su tubo de escape. En Salt Lake City, como pasara por estas fechas el año pasado, han puesto la directa.

Nos lo adelantó Sergio a principios de diciembre y parece que no se equivocaba…

Sin Ruday Gay y a remolque

Por los Spurs jugaron todos; los 12 jugadores convocados. Por Utah también. Los que menos, tres minutos. Eso quería decir que en el minuto 45 de partido, ya no quedaba nada por lo que pelear. Los locales, con una renta de 20 puntos, tenían desde hacía rato el triunfo en la butxaca.

Amenazó con romperse el espectáculo justo antes de vestuarios (24-39 en el segundo cuarto), cuando la ventaja local rondaba ya la veintena, pero los jump shots de DeMar DeRozan (23 puntos) y triples puntuales de Davis Bertans y Patty Mills, lograban darle aire a un encuentro que agonizaba sin llegarse a marchitar.

De hecho los de Gregg Popovich lograron llevarse el tercer cuarto con un +3, pero solo fue un espejismo. Los Jazz fueron un rodillo en el último periodo; plantaron de nuevo la brecha en los 17-20 puntos y ya no la movieron de ahí. Seriedad marcial en un conjunto, el de Quinn Snyder, cuyo motor ruge alegremente en perfecto ralentí.

, con 23 tantos, 5 rebotes, 5 asistencias y 3 robos fue el más activo de los suyos, pero jamás se sintió solo; todos los titulares en dobles dígitos, destacando (feliz en el inmovilismo invernal) con 16 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, y con 21 puntos, 13 rebotes y 2 tapones.

Los triples despejados desde las esquinas que no querían entrar, sumados a unos árbitros más severos con el equipo local que con el visitante, mantuvieron parejo el encuentro en los 12 primeros minutos.

Pero entonces Royce O’Neal picó billete desde el banquillo y Joe Ingles se empezó a entonar. El primero acabó la noche con 17 puntos y un limpio 4/4 en triples, para que los Jazz acabaran la noche con un 39% desde el arco, siete puntos por encima del 31,8% de SA.

La venganza se sirve fría

LaMarcus Aldridge, todo lo que le peleó en los cielos a Gobert (3 rebotes ofensivos y muchos palmeos) lo malgastó en ataque, bien defendido toda la velada para terminar con 15 puntos en un 5/16.

El primero, no obstante, será All-Star el fin de semana que viene mientras que el segundo no. Coach stuffs.

Comienza el acoso… ¿y derribo?

Con este triunfo los de Salt Lake City exhiben una estupenda racha de 12-3; por contra, son ya cuatro derrotas consecutivas en unos Spurs que flirtean con la zona peligrosa de la tabla mientras se oye el amolar de guadañas de unos Kings que van en serio y unos Lakers que han recuperado a LeBron.

Dicho esto, aún es pronto para encender la luz de alarma; con más de 1/4 de fase regular todavía por jugar, y aunque ambos conjuntos no vuelvan a cruzarse, aún queda todo por decidir. Y no lo olvidemos, son los Spurs… 21 playoffs consecutivos. Récord histórico.

De hecho, en su próxima jornada San Antonio visita a una entidad sin rumbo, los Grizzlies, mientras los Jazz fondearán la Bahía para verse las caras ante los todopoderosos Warriors. Puede que clausuremos el martes citando a Melendi.

…Si algo que sube, vuelve a bajar…

(Fotografía de portada de Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!