Wade y Butler, suplentes forzosos en otra derrota de los Bulls


El polvorín en el que se han convertido los Bulls añadió unas cuantas barras de dinamita a su inventario. Chicago disputaba su primer partido desde el intercambio de declaraciones y posts en Instagram vivido entre sus jugadores con heridas visibles. Lo primero, las dos estrellas del equipo, Jimmy Butler y Dwyane Wade, eran relegados al banquillo. Lo segundo, los Bulls volvieron a ser un equipo sin alma, cayendo ante Miami por 88-100.

Castigados al banquillo


El siempre especial reencuentro de Dwyane Wade con el que fue su equipo durante 13 años quedó relegado a un segundo plano. Por 11ª vez en su larga carrera NBA, el escolta jugaba un partido saliendo desde el banquillo, una medida disciplinaria de su entrenador Fred Hoiberg por sus declaraciones contra sus compañeros tras la derrota sufrida dos días antes ante Atlanta. Mismo castigo, por la misma causa, recibió Jimmy Butler.

Los jóvenes Doug McDermott y Paul Zipser salían de inicio por los Bulls. situación que aprovecharon los enrachados Heat para mantener su buena forma. Butler, Wade y Rajon Rondo saldrían durante el primer cuarto, devolviendo una normalidad aparente a Chicago. Pero, más allá de un buen segundo cuarto, el equipo de Fred Hoiberg volvió a quedarse sin chispa tras del descanso para alegría de sus rivales.

Un descanso perjudicial


La falta de energía de los Bulls relanzaba a varios jugadores de Miami. Goran Dragic dirigía con maestría a su equipo con 26 puntos (12/20 en tiros de campo) y 11 asistencias, y Willie Reed dejaba su mejor partido en la NBA con 20 puntos y un 9/11 en la pintura de Chicago. Ante este panorama, los Bulls firmaron una segunda mitad para el olvido, con 35 puntos anotados, 10 pérdidas y un 33,3% en tiros de campo. Particularmte, Jimmy Butler fue una sombra de sí mismo, con solo 3 puntos y un terrible 1/13 en tiros de campo.

La derrota era inevitable, y el enfado del United Center también. El equipo despidió con abucheos a su equipo mientras el ambicioso proyecto con el que los Bulls querían volver a la élite sigue en estado de desintegración. La temporada no está perdida (siguen en puestos de Playoffs como octavo del Este con 23-25 de balance), pero los problemas tanto dentro como fuera de la cancha precisan soluciones urgentes que siguen demorándose en la Ciudad de los Vientos.

 


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.