Decidido: el All-Star 2017 será en New Orleans


La NBA no advierte a la ligera, y finalmente la “amenaza” se ha cumplido. En pleno siglo XXI, una de las asociaciones con más sentido social y democrático del mundo del deporte se negó a mostrarse impasible ante el movimiento legislativo que se producía en Estado de North Carolina. Desde su gobierno, pasaban por encima de la ordenanza municipal de la ciudad de Charlotte que combatía la discriminación por preferencia o identidad sexual, activando la polémica ley HB2.

Entonces, la cúpula baloncestística encabezada por Adam Silver no se arrugó, y optó por enfangarse en la defensa de los derechos de la comunidad LGTB. Charlotte perdía el All-Star de 2017. Se reabría el proceso de selección, y desde el primer instante hubo un candidato claro, New Orleans, la ciudad donde juegan los Pelicans.

El proceso se encarriló desde el primer instante, y aunque sonaron otros candidatos —Chicago, New York— ninguno lo hizo con bastante fuerza como para que corriera peligro su designación. Hace una semana, se confirmaba que era cuestión de días. Nadie arrebataría a New Orleans el partido de las estrellas. Esta misma tarde, Brett Martel, de Associated Press, prendía la almenara: el fin de semana más palomitero de la NBA del curso 2016/2017 —que arrancará el 19 de febrero— tendrá lugar en el Smoothie King Center, pabellón de los Pelicans.

A falta de oficialidad

Esta información todavía no se ha hecho oficial de manera pública, siendo una persona involucrada en la designación —que ha preferido mantener el anonimato— la que ha filtrado a AP que la decisión está tomada. Finalmente, todos los esfuerzos del gobernador de Lousiana John Bel Edwards, que olió la oportunidad y no dejó de promocionarse desde entonces como alternativa, han dado sus frutos.

Con ésta, ya son tres las ocasiones que la ciudad de Charlotte alberga este evento desde que volviera a los ruedos de la NBA, estando la última muy reciente, en 2014. Desde que el huracán Katrina, uno de los más devastadores que se recuerdan, arrasara con el sur del país y se ensañara especialmente con esta ciudad, muchos de los esfuerzos han ido dirigidos a revitalizar esta población lo antes posible, tanto a nivel logístico como popular.

Esta conquista supone una alegría necesaria para la ciudad, ya que previamente habían fracasado en sus dos últimas propuestas para ser la sede de la Super Bowl, así como para organizar alguna de las Final Fours de la NCAA para las que se habían ofrecido —2017 y 2021—.

En la acera contraria, a pesar del varapalo sufrido, la NBA ya avanzó que mantiene la vacante de 2019 y a la localidad de Charlotte con derecho de tanteo. Si logran corregir el imperativo legal que sufren por cuestión jerárquica, el All-Star de dentro de tres años será suyo.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.