Durant y West, las armas de Fisher para los Lakers

En pocos días y tras conocerse el despido de Byron Scott, no han cesado de gotear nombres como posibles candidatos al banquillo de Los Angeles , … y .

El todavía asistente de los Golden State Warriors parece uno de los mejor situados. Su juventud y cierto grado de inexperiencia no parece ser ningún problema en Hollywood para iniciar una nueva era en la franquicia sin su —dios, aun cuesta decirlo— eterna estrella, Kobe Bryant.

No obstante, los demás aspirantes también tienen sus credenciales, y Fisher trae los suyos en forma de auténticos jugadores franquicia. Su pasado oro y púrpura es todo un grado en un equipo que guarda especial cariño por el base; pero antes de retirarse el coach tuvo un último escarceo en los fogones, ejerciendo de playmaker para Oklahoma City . Allí hizo muy buenas migas con un par de jugadores: y . Ahora seguimos la línea de puntos y…

El pilar del proyecto

¡Y bingo! Ahí entra el altísimo valor de Fisher si lo que cuenta Frank Isola del New York Daily News, y se ha hecho eco Lakers Nation, es cierto. El ex técnico de los Knicks vendría con el libro de jugadas bajo un brazo y la promesa de traerse a uno de los ‘cracks’ de Oklahoma bajo el otro.

La pérdida de atractivo para los grandes agentes libres en L.A. es realmente preocupante en los últimos años. Tras el experimento fallido de juntar a Howard, Nash, Kobe, Jamison y Gasol, nadie ha querido unirse a un proyecto a la deriva y a un Kobe envejecido. Los Lakers, por fin, tienen un núcleo joven y con posibilidades, pero necesitan un líder (tanto dentro de la cancha como fuera de ella) entorno al que crecer.

Traer a los dos en un mismo paquete es un sueño inimaginable, pero sólo con asegurar uno de ellos el rayo de luz ya invade la mazmorra oscura que es hoy Lakerland. Westbrook será agente libre en 2017, pero la salida al mercado de su compañero Kevin es ya. Washington, Boston, Golden State, renovar con Oklahoma… muchas posibilidades y nunca ha resonado con fuerza la de Los Angeles ¿Merece la pena considerar la ‘opción Fisher’ si realmente existe una sola oportunidad de vestir a KD de púrpura y dorado?