El boom de Malik Beasley abriría la puerta de salida a Gary Harris

Generalmente, cuando hablamos de la descompensación existente en el vestuario de los Denver Nuggets lo hacemos refiriéndonos a la sección de ala-pívots, donde el empacho es total (Millsap, Lyles, Porter Jr., Hernangómez, Lyndon, Vanderbilt).

Sin embargo, lejos del overbooking, hay otra peana en la plantilla que también podría ser susceptible de importantes retoques, fruto de un hecho en parte esperado y que ya no podemos ignorar: la explosión como jugador de .

Puntos y puntería

El escolta, en su tercer año, por fin goza de los minutos y la confianza de Mike Malone, a lo que está respondiendo y de qué manera. Sus números no han parado de mejorar mes a mes.

6 puntos de media en octubre, 7,7 en noviembre, 12,7 en diciembre, 14,2 en enero, y 24,3 puntos en los tres partidos que lleva disputados en este naciente mes de febrero (con una noche de 35 puntos ante los Rockets incluida). A ello sumar un fantástico 43,3% desde el triple a lo largo de la temporada.

Esto nos deja con un jugador necesitado de minutos y con un salario de risa (2,7 millones el año próximo y agente libre restringido el siguiente), que sin embargo parte detrás en la rotación del que, a día de hoy, es el primer escolta en jerarquía; , otro jugadorazo que cobra como tal (contrato 84 millones en cuatro años que empezó a correr esta misma temporada).

Harris, contratazo ‘movible’

Harris, shooting guard de lo más versátil y de tan solo 24 años, goza de un notable cartel en la NBA (aunque mermado por las lesiones ha bajado sus números y porcentajes respecto a la pasada campaña), y de ser ofrecido en el mercado no faltarían las pujas por él, a pesar de su alta nómina.

Vincent Ellis, de Detroit Free Press, indica que esta podría ser una opción (dejando a Will Barton como recambio), abriendo una estrecha ranura (muy pequeña, insistimos) a que esto pudiese materializarse antes de mañana, día de cierre de mercado.

Tres razones

¿Qué lograrían los Nuggets al traspasarlo? Tres cosas. Por un lado, convertir a Beasley en primera espada perimetral del equipo junto a Jamal Murray.

Segundo, una importantísima descarga salarial, pudiendo realizar nuevas inversiones con la boyante liquidez.

Y tercero, lo que obtuviesen a cambio de Harris, lo cuál podría ir perfectamente dirigido a reforzar el puesto de alero, donde tan solo cuentan, como hombre de garantías, con Torrey Craig y la incertidumbre de poder desplazar ahí a un Porter Jr. al que aún ni siquiera hemos visto debutar.

(Fotografía de portada de Nick Laham/Getty Images)