Falsa alarma de traspaso: DeRozan eliminó sus post… porque odia las RRSS

El radar de los traspasos se encendió tan pronto detectó actividad inusual en la cuenta de Instagram de . O desactividad más bien: el escolta de los San Antonio había borrado todas sus publicaciones, dejando su perfil a cero, lo que obviamente incluía todas las subidas en el último año y medio con la camiseta texana.

No fueron pocos los que, a su vez, se dieron cuenta también de que DeJounte Murray había dejado de seguir a la franquicia en esta misma red social, y el rumor, en forma de super-paquete y acuerdo bilateral a la vista, creció más aún… la salida de ambos ya se asumía como algo casi inevitable cuando saltaba la tercera liebre… Patty Mills había dejado de seguir en redes a Murray y DeRozan…. ¿Woj, what are you waiting for?

Pero la comunidad de aficionados a la NBA es de la que hace los deberes como pocas, y una parte pronto se percató de que DeJounte no podía ser traspasado, mínimo, hasta junio, límite intrínseco a su contrato al haber firmado su renovación este pasado verano.

Entonces, ¿a qué ha venido todo este jaleo virtual? Pues muchos aún tenemos fresco en la memoria un episodio similar a éste: la última DeRozan hizo borrón y cuenta nueva en Instagram… acto seguido fue traspasado por los Raptors a cambio de Kawhi Leonard.

Por ahora todo sigue igual en el vestuario de Popovich. Mills y DeRozan aún forman parte del roster (aunque hace dos días publicábamos el interés de Sacramento), y Murray, por cláusula, no puede abandonarlo.

Los Spurs no tardaron en salir a la palestra y desvincularse los hechos, afirmando que ningún traspaso se estaba fraguando y que la decisión del shooting guard nada tenía que ver. Y éste, de manera indirecta, ha querido darles la razón.

Nacido bajo el toldo millennial, DeRozan habría sido más feliz criándose en la época dorada del trompo, Panini, Coppola y Orson Welles.

“No me gustan las redes sociales, honestamente”, afirmaba al San Antonio Express News tras la derrota 113-101 (novena en diez partidos) ante los Timberwolves. “No soy un gran fan de ese mundo, jamás lo he sido. A día de hoy me encantaría haber jugado en los noventa, donde nada de esto existía. Lo odio, y si no fuesen (las rrss) una verdadera necesidad en 2019, no las usaría”.

Un bache… y tiempo para salir de él

Respecto a temas más serios, como la caída en picado del equipo (la peor racha de la era Pops), el jugador se siente confiado en revertir la situación, siendo que defiende los colores del único equipo de la Liga que puede presumir de haber disputado los 23 últimos playoffs de manera ininterrumpida.

“Perder hace que veamos todo de manera más negativa. Pero la realidad es que sólo estamos en noviembre. Todavía no hemos llegado ni a 2020. Aún tenemos una oportunidad. Todo lo que necesitamos es jugar un par de buenas semanas de baloncesto y estaremos de vuelta”.

(Fotografía de Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Bulls no despegan y podría peligrar el puesto de su ‘GM’, Gar Forman

San Antonio detiene la racha de siete victorias seguidas de los Clippers

Siguiente