¿Cómo hacer hueco a Hayward? Venta de titulares

Conseguido el qué, falta saber el cómo. será el curso que viene y los tres siguientes jugador de los Boston . Pero para que esto cuadre económicamente, algunas cosas deben cambiar. Por ejemplo, la plantilla de Brad Stevens deberá sufrir algunas modificaciones que, seguro, no harán gracia a muchos.

Según fuentes de ESPN, los Celtics estarían buscando traspasos que involucraran hasta a tres de sus jugadores de primer nivel: , y . Es decir, dos de sus titulares y su, posiblemente, mejor suplente.

Todo un reto financiero para poder darle a Hayward lo que le han prometido: el máximo. Además, la casi ridícula rebaja que ha sufrido el límite salarial respecto a lo previsto inicialmente (de 101 a 99), dificulta más de lo que parece la obra de ingeniería. Es muy probable que dos de los tres jugadores mencionados tengan que salir. Y las fuentes señalan que en Massachusetts ya se han puesto en contacto con hasta media docena de franquicias para buscar el traspaso.

Sin alternativas

Sumar al de los Jazz no les va a resultar barato. Recordemos que este proceso ya arrancó el martes cuando en Boston renunciaron a “hacer un esfuerzo” por Kelly Olynyk. Y buscar la vía alternativa a perder alguno de sus grandes nombres, que podría ser la de deshacerse de gran parte del fondo del banquillo, sería aún insuficiente.

De renunciar a los derechos de Jonas Jerebko, James Young y Gerald Green, cortar a Jordan Mickey, mantener a Guerschon Yabusele un año más en Europa y traspasar a los contratos parcialmente garantizados de Demetrius Jackson y Terry Rozier, en Boston “sólo” ahorrarían 29.444.533 dólares. Es decir, todavía les faltarían 300.000 para ponerle a Hayward el máximo sobre la mesa.

Lo barato sale caro

Una situación de lose-lose a la que se enfrentan, sin remedio, los Celtics. Porque si uno se para a observar la locura contractual a la que estamos asintiendo, Bradley (8,8$) Crowder (6,7$) y Smart (4,5$) son una auténtica ganga.

Y si los Celtics, a pesar de todo, se empecinaran en mantener el próximo verano a, por ejemplo, Bradley (acaba contrato este año), Smart (fin de su contrato rookie) e Isaiah Thomas, deberían afrontar un desembolso descomunal. Su hoja de salarios se dispararía hasta los 150 millones, por lo que el impuesto de lujo añadiría otros 70 millones de dólares más.

Y el mercado de los Celtics es vasto, pero no infinito.


Vídeos recomendados


No te pierdas todas las noticias del All Star 2018Ver más