Korver, los Cavs y el perro del hortelano


Que ni come ni deja comer. O que ni te traspasan ni te saben amortizar. Kyle Korver continúa despuntando, aún a sus 37 años, como uno de los lanzadores de larga distancia más mortíferos de la NBA. Con un promedio en su carrera del 43,1%, del 43,6% la temporada pasada, y en esta todavía entrando en calor pero ya empezando a asomar por encima de la media (38,1%), la muñeca de Korver reivindica acción.

Acción que, por otra parte, parece que está empezando a llegar; aunque con cuentagotas. El shooting guard pertenecía, a principio de temporada, a ese grupo de descartados, por su condición de ‘vieja gloria’. Tyronn Lue quería una cosa (darle minutos) y la cúpula directiva otra (chándal y grada).

Lue ya no está, los Cleveland Cavaliers son el campamento de Petibonum en viernes galo de marmita, y a Larry Drew, con su equipo tocando fondo, le han dado libertad para hacer cuanto quiera. Y éste, visto el panorama, está usando a su tirador como es debido. Minutos in crescendo, empezando a acercarse a los 20 por partido.

Bandazos al volante

Lo que carecía de total sentido era el plan inicial, el cuál consistía en dejar al escolta (junto a J.R. Smith y Channing Frye) fuera de la rotación… cuando éste había pedido el traspaso en verano, siéndole denegado.

Pues Korver fue un fichaje expreso de LeBron James. Conocida es la filia del rey por rodearse de lanzadores. Ido éste y con el proyecto por reiniciar, vista su edad poco sentido tenía seguir ahí. El jugador aún considera que posee pólvora suficiente como para degradarse a mero veterano y mentor.

Por Joe Vardon, de The Athletic, hemos sabido que Korver solicitó ser traspasado a otro equipo recibiendo un ‘No’ por respuesta. Pues por aquel entonces, los Cavs no pensaban aún en la reconstrucción. La apuesta era encontrar la fórmula que les permitiera seguir compitiendo tras la salida de LeBron, y Korver era una pieza indispensable en esa idea.

Abril, Korver y playoffs

Luego vino el bandazo electoral, colocando a los jóvenes como prioridad exclusiva. Y ahora ambos, franquicia y rol player, están en tierra de nadie. O bueno, no. Están en lo más profundo de la tierra. Enterrados en el Este ‘nivel Ryan Reynolds’. Así que es bastante probable, cuando los Cavs se resignen a convertirse en lottery team, vuelva a pensarse en traspasos.

Y Korver, con su ficha de 7,5 millones, sea de los primeros (si no el primero) en el disparadero. Más que probable, todavía y por lo tanto, ver viendo su velocísimo release percutiendo en favor algún equipo puntero en los próximos playoffs.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.