En Cleveland urge ganar: Korver y Smith volverán a la rotación


A nbamaniacs no se nos puede dejar por mentirosos así como así. Ni por temerarios. Nos mojamos en la Previa afirmando que Cleveland Cavaliers tenía equipo suficiente, aún sin LeBron, para seguir aspirando a pelear por (jugar) los playoffs, y lo mantenemos. Tan solo necesitábamos el cable que está a punto de echarnos Tyronn Lue.

Porque la razón principal sobre la que sostuvimos que en Ohio podían continuar siendo competitivos en el año 0 d.LBJ., era el mantenimiento del bloque.

Koby Altman hacía su jugada, la cual consistía en aplazar la reconstrucción ¿Cómo? A través de dos movimientos. El primero, como decíamos, se basaba en conservar el bloque principal; aquellos que acompañaron al ’23’ en sus cruzadas consecutivas a las Finales por el anillo. El segundo se daba a través de la renovación multimillonaria de Kevin Love y, en menor medida, la de Larry Nance. El segundo espada volvía a recobrar el rol de ‘jugador franquicia’.

Ni traspaso ni inclusión

Así que con eso, un par de fichajes sólidos (Nwaba y Dekker) y un buen Draft (Sexton), los Cavs estaban listos para, mínimo, competir. Pero de repente la hoja de ruta cambió, y los actos recientes empezaron a chirriar con los precedentes.

El 1 de octubre J.R. Smith apostillaba sentirse mentor en el vestuario de los Cavs –“No sé quién puede ser si no”–, pero apenas cinco días después se filtraba que, desde los despachos, estaban trabajando tanto en su salida como en la de Kyle Korver. Un giro de timón por el cuál pretendían desprenderse de ambos veteranos (y sus contratos) dando protagonismo, sin rodeos ni demora, a los señalados para coger el testigo.

Es por ello que en las tres primeras jornadas hemos visto quintetos titulares en los que a Kevin Love le acompañaban Cedi Osman y Rodney Hood, mientras que la segunda unidad respondía a través de los Sexton, Clarkson, Nance y Dekker. Ni rastro de los mentores. Ni rastro (el garbage time del garbage time) de Korver y Smith. Ni tampoco de Channing Frye.

Atlanta, la gota que colma el vaso

Tres derrotas es algo, todavía, aceptable. Más en principios de temporada. Perder de 22 ante los Hawks, es inadmisible. Hora de recular y rectificar.

Que no les hubieran encontrado comprador, no cambiaba nada. Desde la cúpula habían informado a Smith, Korver (28 y 21,6 minutos de media el año pasado) y Frye que se hicieran a la idea de que no iban a formar parte de la rotación este curso. Así pudo saberlo el medio The Athletic, y así lo hemos ido verificando durante los tres primeros y fallidos strikes.

‘Petición’ de Love

Ante situaciones desesperadas, medidas no tan desesperadas. Porque como dice Kevin Love, la cosa va de ganar.

“En nuestro cometido de ayudar a los chicos [jóvenes] a crecer, aquellos que ya saben ganar tienen que jugar –ha argumentado el ala-pívot para el periodista Joe Vardon–. Creo que contar con Kyle, con Channing y con J.R., jugadores que ya saben lo que es ganar en esta liga, ayudará al resto. Así que necesitamos que jueguen”.

De este modo, y contra los deseos de los mandamases, según Amico Hoops, Lue ha decidido devolver al tridente de veteranos a la rotación. Experiencia, conocimiento, tiro de tres y un poco de locura. Ahora sí, veremos a los verdaderos Cavs post-LeBron James.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.