La NBPA proyecta una temporada 2020-21 sin aficionados


Pensábamos que se comenzaba a ver la luz y que poco a poco regresaríamos a la normalidad. Pero no es así. La semana pasada, la Junta de Gobernadores anunciaba el formato para reanudar la temporada. 24 horas después, la NBPA ratificaba su decisión. Todo estaba en marcha para volver a disfrutar del baloncesto. Pero tan solo avistamos la punta del iceberg. La NBA sabe que se adentra en tiempos de evolución y austeridad.

Este viernes, una llamada encabezada por Kyrie Irving y en la que participaron hasta 80 jugadores, ha vuelto a poner en entredicho la temporada. La crisis social que recorre el país a causa de la injusticia racial y el abuso policial se ha erigido como la principal baza para que los jugadores se cierren en banda y no viajen a Orlando. Carmelo Anthony ha pedido unidad, pero las posturas, a día de hoy, son muy distintas.

Curiosamente, uno de los puntos tratados en la conferencia no ha tenido tanta repercusión mediática. Entre temores diversos como desperdiciar una oportunidad de oro para cambiar la realidad del país, las lesiones y el descenso del límite salarial, Chris Paul y Kyrie Irving lanzaron ‘otra bomba’: el curso 2020-21 podría jugarse sin aficionados. Desde el primer partido hasta el último.

En este caso, la NBA podría perder miles de millones de dólares en ingresos tan solo en el concepto de venta de entradas. Hace tres meses hablábamos que la suspensión de la temporada podía desencadenar en unas pérdidas superiores a los 500 millones simplemente por mantener cerrados los pabellones. Cada partido sin jugar equivale a pérdidas millonarias para la franquicia e, indirectamente, un pequeño golpe al límite salarial del año siguiente. Para hacernos una idea en términos cuantitativos, fuentes de la NBA fijan que las franquicias se embolsan un promedio de casi dos millones de dólares por encuentro jugado en casa. Una cifra que oscila desde las cifras cercanas al millón que ingresan Memphis y Nueva Orleans hasta los más de tres millones y medio de los Warriors.

La primera prueba de fuego tendrá lugar a partir del próximo 30 de julio, fecha fijada para que la NBA vuelva a la acción dentro de la burbuja creada en el Walt Disney World Resort de Orlando. Otras competiciones, tales como la Liga Española de fútbol, la Bundesliga, la NASCAR y la UFC han retomado sus actividades habituales sin aficionados con aparente éxito. La NBA deberá, una vez más, reinventarse.

(Fotografía de portada de Frazer Harrison/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.