Los 76ers ponen en venta sus segundas rondas del Draft

Para Philadelphia, el “proceso” ha terminado. El lento proceso de reconstrucción iniciado por Sam Hinkie, antiguo presidente de operaciones de la franquicia, ha quedado atrás en busca del éxito más inmediato. Bajo la nueva gerencia de , los puestos en plantilla van a quedar reservados para jugadores de efecto más inmediato, y para ello quieren convertir su gran reserva de segundas rondas de este año en moneda de cambio para traspaso.

Según The Philadelphia Inquirer, los están preparados para traspasar al menos una de las cuatro segundas rondas que poseen del Draft de 2017. Concretamente, Philadelphia tiene la 36ª, la 39ª, la 46ª y la 50ª elección, todas adquiridas vía traspaso (la suya propia, la 34ª, fue enviada a Sacramento). Un exceso de selecciones para un equipo con 13 jugadores bajo contrato para 2017-18, y con ambición de reforzarse en el mercado para volver a ser un equipo aspirante de playoffs.

Exceso de activos

El plan alternativo es hacerse con jugadores que acepten quedarse al menos un año fuera de la NBA. Pero la floja cosecha de talento internacional de esta temporada, al menos comparada con otros años, no ayuda a esta estrategia, con la incógnita de saber qué jugadores salidos de la NCAA aceptarían este acuerdo. Además, queda la posibilidad de adquirir este mismo verano a Furkan Korkmaz, el alero turco que cerró con brillantez su temporada en el Banvit de su país.

En este escenario, el resto de equipos de la NBA ya está sobre aviso. Los 76ers, que también disponen de una 3ª elección del Draft que tampoco descartan utilizar en traspaso, serán uno de los lugares a los que acudir en caso de enamorarse de algún jugador que pueda estar disponible en esa segunda ronda. La ceremonia del 22 de junio llegará con el rudio de una frenética actividad en Philadelphia.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

El síndrome de Marfan pone en peligro la carrera de Jonathan Jeanne

Hayward podría firmar por los Heat

Siguiente