Los casi 20 millones de Wesley Matthews en Dallas: ¿inversión o hipoteca?

Donnie Nelson ha anunciado que van a la busca y captura de liderazgo y carácter… para sumarlo al que ya tienen en el equipo. Entre ese grupo de porteadores, el GM mencionó a , y éste piensa corresponderle.

¿Cómo? Acogiéndose a su opción de jugador para el curso que viene. Cinco años sensacionales en Portland, le valieron su bien merecida oferta que recibía de la mano de los Dallas en el verano de 2015; 4 años y 70 millones de dólares. A razón de 17,5 la temporada.

La sombra de Portland

Como era un contrato ascendente, el próximo será el cuarto y último del escolta por un montante de 18,6 millones, cifra que además estaba atada a una player option que el jugador ha corroborado hoy mismo, señala Kurt Helin de NBC Sports, que ejercerá. Sin embargo, poco tiene que ver el jugador que es hoy Matthews con el que enamoró hace tres temporadas en Oregón.

Venían los Blazers de disputar los playoffs y alcanzar las semifinales con un Matthews rindiendo a gran nivel (14,5 puntos) tras firmar una sólita temporada regular (15,9). Sin embargo, su cambio de ciudad, de franquicia y su fallido tendón de Aquiles, supusieron un revés para su juego. Ni en anotación ni en porcentajes de tiro se ha acercado desde entonces a su versión destilada en Portland.

Temporada sólida

Este año, al menos, a pesar de ser el de su peor impacto ofensivo desde su año de novato (12,7 puntos), su efectividad de cara al aro ha remontado un poco (40,6% en tiros de campo y 38,1% en triples). A sus 31 años ha seguido siendo un jugador fundamental en la pizarra de Rick Carlisle, con 33,8 minutos por encuentro.

Pero el interesante backcourt de Dallas configurado por Dennis Smith Jr, Harrison Barnes y él mismo, no ha podido compensar una pintura limitada —cortesía de Charcuterías Noel— y el páramo defensivo que implica tener a Nowiktzki en cancha y del cuál, aceptémoslo, su fade away ya no es contrapunto suficiente.

Ilusión de cara al 2018-19

No obstante, hay motivos para sonreír en Dallas este verano. Su pésimo año lleva inherente altas probabilidades de éxito en el Draft.

Además, a pesar del gesto financiero de su shooting guard, disfrutarán de una flexibilidad salarial tal como para atraer un gran agente libre. Y Matthews, les guste o no a aficionados y directiva, seguirá siendo parte de esta nueva tentantiva de renacer.