Los Kings, listos para aprovechar el revuelo de Butler

Tom Thibbodeau, en una carga final, intenta convencer a Jimmy Butler de que la mejor decisión es quedarse.

Y si fracasa –algo que en un 99% hará– ahí están las hienas. Aguardando. Clippers, Nets, Knicks, Heat, Cavs… y también . Aunque estos últimos con un interés tangencial.

Adrian Wojnarowski, de ESPN, ha filtrado que la franquicia, la más en tierra de nadie de las cuatro que conviven en California, ha visto la ocasión pintiparada para volver a posicionarse en el mapa a corto plazo, tras demasiados años sufriendo el síndrome de Radiador Springs.

Caso D(i)eng

Y es que la realidad financiera de Sacramento es perfecta, e incluso necesaria, para que otros equipos tengan siquiera la posibilidad de hacerse con y las cuentas encajen en los cánones que exige Liga.

Porque si los T-Wolves deben perder a Butler, lo harán sacándole todo el partido. Recordamos el caso de Luol Deng, ¿verdad? Ese en el que los Lakers hicieron lo imposible por empaquetar al británico a todo conato de acuerdo de traspaso, en una promoción de 2×1 que nunca llegó a colar.

Paradojas de la vida, ahora Deng (tras stretch provision) está en Minnesota. Y el nuevo germen, el portador de la lepra es un cuasi homónimo. ; él y sus 3 años y 48 millones que le quedan de contrato. Y los Kings, con 11 millones sin usar, son el blanco perfecto para absorberlo.

Sacramento ’19: el verano de la estrella

De hecho, el panorama con el que se encontrarán los Kings en verano de 2019 es magnífico.

En su plantilla abundan los expirings –  (11,6M), (11M) y (8,7M)– y apunta Zach Lowe, también de ESPN, que no pondrían reparos a añadir uno más. El espacio salarial que dispondrían entonces para fichar una gran estrella sería importante.

Además, en negociaciones pasadas los Kings perdieron su primera ronda del Draft de 2019, y estarían encantados de volver a recuperar alguna lo suficientemente valiosa. Así pues, escojan a quien escojan en Minneapolis hay un teléfono que, con seguridad, terminará descolgándose antes o después. El de Vlade Divac.