Los Nets se toman con calma la renovación de D’Angelo Russell

Antes de que empiece la Temporada Regular, en Brooklyn deben tomar un decisión con D’Angelo Russell. Si los quieren renovarle con una extensión de contrato derivada de su escala salarial de novato, deben hacerlo antes del primer partido oficial de la temporada. De otra manera, porque así son las normas en casos como este, deberían esperar a la agencia libre de 2019, en la que presumiblemente Russell sería agente libre restringido porque los Nets le extenderían la pertinente oferta cualificada.

Russell cumplirá su cuarto año como profesional durante la 2018-19. Llegó a los Nets en 2017, desde los Lakers y como parte del traspaso que enviaba a a Brooklyn a cambio de Brook Lopez. Trabajo de campo de Brooklyn para ir liberando, sin prisas, masas salariales, algo que se ha vuelto a demostrar este verano con los traspasos del propio Mozgov y el buy out de , adquirido desde los Hornets, entre otros movimientos.

En octubre de 2017 los Nets renovaron automáticamente a Russell para la 2018-19, dentro de la potestad que otorga a los equipos la Rookie Scale, destinada a jugadores elegidos en la primera ronda del Draft y que habla de contratos con los dos primeros años garantizados y el tercero y el cuarto son opciones de equipo. Después, para retener al jugador, hay que plantear la extensión antes del primer encuentro de Tempora Regular del curso en que el acuerdo se agota.

Los Nets, sin prisas

Y ese es el calendario al que se someten ahora los Nets, que según el New York Post, no parecen tener prisas al respecto. La idea sigue siendo la misma, masa salarial y masa salarial para 2019. Y el futuro de Russell no debería alterar mucho esa idea. No ha habido conversaciones todavía para acometer la extensión y el New York Post señala que todo apunta a una oferta cualificada en junio de 2019, por valor de 9,16 millones de dólares, y ver cómo se comporta el mercado con él y con otros factores exteriores.

Russell, titular en el puesto de base, compartirá minutos con , sin contrato garantizado. En el caso del ganador del Concurso de Habilidades del pasado All-Star, su acuerdo se garantizará por 250.000 dólares si sigue en el equipo el 31 de octubre y luego el resto de los 1,65 millones suscritos, el 9 de enero de 2019. En su caso, apunta también el Post, la posible renovación no se puede acometer hasta primeros de diciembre. Pero tampoco es un problema, porque los rectores de Brooklyn quieren ver cómo encajan las piezas, cómo juegan juntas y al lado de un fichaje como . Los tres no solo se pueden alternar minutos sino que pueden compartirlos en la pista. De cómo sea la química puede ir parte de la decisión a tomar sobre el futuro de uno y otro. Y es que Napier también puede ser agente libre en 2019. Firmó hace unos días con los Nets por dos cursos y 3,78 millones, pero el segundo de ellos es Team Option.

“Por ahora vamos a ver cómo funciona este grupo, cómo se desarrolla todo “, dijo , General Manager de los Nets, al New York Post. “No descarto nada, pero no tenemos planeado hacer nada loco, ya sea una extensión o un traspaso”. Lo dicho, mesura, calma, la misma que ha tenido Brooklyn en los últimos tiempos.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Rawle Alkins firma un contrato dual con los Bulls

La renovación de Kawhi con Toronto es posible

Siguiente