Los Rockets están “cien por cien seguros” de no traspasar a James Harden


Mucho se ha especulado sobre el futuro de James Harden en Houston después de que Mike D’Antoni y Daryl Morey hayan dicho adiós al proyecto. Es natural preguntarse sobre ello después de que los Rockets sucumbieran en playoffs ante Los Angeles Lakers y el desalentador panorama fruto de las limitadas vías de actuación para mejorar el equipo y los problemas financieros del propietario Tilman Fertitta.

El dueño de los Rockets ha dicho públicamente que no tiene interés alguno en traspasar al escolta, pero ya sabemos que lo que se afirma ante los medios de comunicación no siempre coincide con los planes urdidos entre bastidores. Y no son pocos los aficionados que no confían en la verborrea de Fertitta.

El periodista de ESPN Tim MacMahon ha compartido su visión sobre el asunto y, según sus fuentes, ha concluido que las declaraciones realizadas por Fertitta concuerdan con las directrices establecidas en privado por la franquicia. Así, MacMahon ha informado que la franquicia está comprometida al cien por cien para mantener al escolta en el equipo y sacar provecho de su mejor versión.

En la cúpula de la franquicia consideran a Harden el mejor jugador de la NBA y un candidato al MVP al inicio de cada temporada. Así, en Texas intentarán el asalto al título mientras el escolta siga a su nivel habitual… y pertenezca al equipo.

Inmediatamente después, el periodista añadió una gran advertencia al afirmar que el mandato de Harden en Houston finalizará en un futuro próximo. Y llegado el momento, sería el jugador el que daría el primer paso y no la franquicia. Al MVP de la temporada de 2018 le restan dos temporadas más de contrato (más una tercera sujeta a una player option) y es consciente de que, a sus 31 años, sus posibilidades de conquistar un anillo se reducen con cada tropiezo.

Dwight Howard, Chris Paul y Russell Westbrook han sido los tres principales nombres que le han regalado desde los despachos en los últimos ocho años para ofrecerle la oportunidad de alcanzar la gloria. El limitado margen de maniobra del que disponen ahora los Rockets le empuja a una dura realidad: es posible que sea él el que tenga que hacer las maletas rumbo a un nuevo proyecto para optar a su gran objetivo. Así, MacMahon adelanta que es muy posible que Harden firme contratos anuales cuando su actual acuerdo finalice. Si los Rockets dejan de ser competitivos, su adiós a la franquicia será un hecho.

Así, todo dependerá de cómo se desenvuelvan en Houston tras los importantes cambios internos. No están Morey ni D’Antoni. Pero si Stephen Silas, nombrado recientemente nuevo head coach. Todo lo que consigan (o no) en Texas de aquí a 2022 ayudará a que Harden tome la decisión de continuar en la franquicia en la que recaló en 2012 o, por el contrario, romper el vínculo deportivo que los une.

(Fotografía de portada de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.