Los Spurs esperan por DeMar DeRozan


Un pedacito de la historia reciente del baloncesto quedará ligado irremediablemente a la ciudad de Orlando. El contador de participaciones consecutivas en playoffs de los Spurs se detuvo este jueves en 22. Los de Texas no disputarán las eliminatorias por el título por primera vez desde 1997 y ponen fin, así, a una era que muchos comenzamos a creer eterna.

Ahora, muchos aficionados y analistas se preguntan qué camino deberían tomar en San Antonio a partir de ahora. Son muchos los frentes abiertos y uno muy importante apunta directamente a sus principales estrellas. DeMar DeRozan partió hacia la burbuja de Disney World con planes de reanudar su vida tal y como había sido hasta el momento de la reanudación de la temporada. Si el escolta continúa o no en los Spurs depende en gran medida de él.

El escolta, de 31 años, dispone de una player option en su contrato por valor de 27,7 millones de dólares para la temporada 2020-21. El cuatro veces All-Star confirmó el pasado mes de marzo su intención de salir a la agencia libre si no firmaba una extensión de contrato con los de Texas. Ahora, sin embargo, ha declarado “no tener ni idea” sobre si ejercerá o no dicha cláusula, según una información del San Antonio Express-News.

Todos los eventos sin precedentes ocurridos desde dichas declaraciones hacen pensar que es muy probable que DeRozan dispute una tercera temporada con los Spurs. La pandemia por el coronavirus y el largo parón competitivo repercutirán en el tope salarial. Eso significa una menor inversión en acuerdos por parte de las franquicias.

Durante las últimas dos semanas de confinamiento, DeRozan, cuyo juego más próximo al mid-range ha sido considerado una reliquia pasada, demostró que aún puede prosperar en torno al joven núcleo de jugadores que comprende el futuro de los de Gregg Popovich. El técnico ha dejado abierta la puerta para afrontar su 24ª temporada al frente del banquillo de los Spurs. Y recibiría con agrado la continuidad del de Compton. “Ha sido un gran mentor para los muchachos y ha estado unido a ellos. Hasta el punto de haber disfrutado mucho con ellos y haber jugado a un ritmo al que nunca había jugado antes”, afirmó el head coach.

En los siete partidos disputados en Orlando, DeRozan promedió 21,7 puntos y 5,7 asistencias con un acierto del 58,1% en tiros de campo. Durante los primeros seis partidos, sus 62 puntos combinados en el último cuarto lideraron la NBA en Disney World, demostrando no temblarle la mano en los momentos calientes. Todo ello sin obstaculizar el progreso de los Derrick White, Dejounte Murray, Lonnie Walker IV y Keldon Johnson, quienes rindieron a un buen nivel. “Estoy en un punto en el que me esfuerzo pero, al mismo tiempo, quiero que los jóvenes prosperen y aprendan tanto como sea posible. Estarán en mi posición algún día y quiero que también ofrezcan la comprensión del juego a otros jugadores”, afirmó DeRozan.

Los Spurs exhibieron una versión mucho más sólida, fresca y renovada al apostar por el talento joven y el apoyo de los veteranos. Finalmente, fueron capaces de ganar cinco de los ocho partidos disputados, aunque fue insuficiente para lograr un puesto en el torneo play-in. Pero existen motivos de sobra para mirar hacia el horizonte con optimismo. Con o sin DeRozan.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.