Los Suns siguen buscando base: Beverley, Joseph y Dinwiddie, las nuevas opciones

Desde la salida de Brandon Knight en el traspaso que supuso la llegada de Ryan Anderson, la plantilla de los se ha quedado con un importante hueco en el puesto de base. Aunque en la práctica la posición está cubierta por jugadores como Isaiah Canaan, Shaquille Harrison, Élie Okobo o De’Anthony Melton, ninguno de ellos parece un jugador de nivel suficiente como para ser titular en un equipo que, ya sí, aspira a ir sumando triunfos. De hecho, la franquicia lleva desde el 31 de agosto, día de la salida de Knight, buscando incorporar un nuevo base.

Los primeros rumores apuntaron a tres nombres: Damian Lillard, Kemba Walker y Terry Rozier, pero ninguno de estos acabó cobrando fuerza. Ahora, según señala John Gambadoro, de Arizona Sports, los objetivos de los Suns han pasado a ser , y .

Estos tres jugadores cumplen un requisito interesante, y es que serán agentes libres el verano que viene, por lo que sus franquicias podrían ser menos reacias a traspasarlos ante la posibilidad de perderlos a cambio de nada en menos de 10 meses. La opción de Beverley es la que parece más real, pues los Clippers cuentan con una sobrepoblación de bases en una plantilla de 17 jugadores, dos más de los que permite inscribir la NBA. El ex de los Rockets, que se perdió prácticamente toda la temporada pasada tras una operación de rodilla, tiene un contrato no garantizado de 5 millones de dólares.

Pocas piezas para intercambiar

Uno de los problemas de los Suns para moverse en este mercado es que son pocos los jugadores que, a priori, son susceptibles de entrar en algún traspaso. Podemos suponer intransferible a Devin Booker por su rol estelar; también a Josh Jackson, DeAndre Ayton y Mikal Bridges por personificar el talento joven del que presume la plantilla, a Trevor Ariza y Ryan Anderson por su reciente llegada, y a Tyson Chandler porque nadie se desprenderá de un base de nivel para tragar con sus 13 millones de contrato.

¿Qué les queda entonces? Su pieza más interesante podría ser T.J. Warren, jugador de calidad contrastada pero cuya salida permitiría dar más minutos a Josh Jackson y Mikal Bridges en este año de transición. También podrían entrar en el traspaso jugadores como Dragan Bender, Troy Daniels o Richaun Holmes, e incluso las rondas del draft, que, si el proyecto empieza a levantar cabeza, no serán tan imprescindibles como las de este último año. Habrá que ver si McDonough es capaz de usar estas piezas para reforzar una posición que tan urgentemente necesitan fortalecer.