Markkanen querría cambiar de equipo si la dirección de los Bulls se mantiene


La franquicia de Illinois trabaja en la búsqueda de un nuevo ejecutivo que dirija la oficina

Se avecinan cambios en Chicago, y eso le gusta a Lauri Markkanen. El jugador finlandés, quien cumple ahora su tercera temporada en el equipo, sería uno de los que apoya un giro de 180 grados en la dirección ejecutiva de los Bulls; tanto es así que según informa Joe Cowley de Chicago Sun-Times, estaría tan molesto como para preferir jugar en otro equipo si la organización no cambia de liderazgo en los despachos. Para alegría de Markkanen, es justo lo que pretende la franquicia de Illinois.

Hace escasos días era Adrian Wojnarowski de ESPN quien desvelaba que Chicago no solo quería cambiar de líder de la oficina, sino que ya estaba manos a la obra para hacerlo realidad. Así, pese a que el propietario del equipo, Michael Reinsford, tendría en mente mantener a John Paxson (vicepresidente de operaciones) en algún puesto consejero, nombres como Arturas Karnisovas, general manager de Denver, y Bobby Webster, general de Toronto, habían salido a la luz en un primer momento. Otros, casos de Chad Buchaban, directivo de Indiana, Adam Simon (Miami), Justin Zanik (Utah) o Michael Winger (Clippers) eran adelantados por K.C. Johnson de NBCSChicago.

Vistos los posibles –de los que hay que descartar a Buchaban tras elegir quedarse en los Pacers–, toca entrar en la motivación de Markkanen para ver esto con tan buenos ojos. El finlandés, número 7 del draft de 2017, cree que ha perdido importancia en el equipo. Tras un muy buen año de novato y un segundo curso en el que progresó para volver a marcar topes en todas las estadísticas, el tercero ha supuesto un frenazo para su progresión mientras se siente encasillado por lo que quiere la franquicia de él.

Centrándonos en los números, Markkanen ha pasado de jugar 32,3 minutos por noche en la campaña 2018-19 a quedarse en 29,8 en la actualmente suspendida. Más drástica incluso ha sido la caída en el lanzamiento, ya que ha pasado de hacer 15,3 tiros por noche a 11,8. Y he aquí algo de lo que más le molesta; no solo tira menos sino que su papel ha quedado relegado en gran parte al de alguien que espera abierto para lanzar, tal y como demuestra que si nos fijamos en los triples esté intentando prácticamente los mismos que el año pasado (6,4 antes por 6,3 ahora). Su preocupación está sobre la mesa, claro que está por ver que esta situación cambie con una nueva directiva, e incluso que presione para salir si no es así.

Porque el futuro es incierto para todos, incluyendo a Markkanen. La suspensión de la temporada y la posible cancelación sobrevuelan la NBA mientras se hacen cálculos y más cálculos para saber a cuánto ascenderán las pérdidas. En ese contexto, y viendo aún muy lejos la agencia libre sin restricciones –para el finlandés llegaría en 2022 si cumple todos los pasos previos–, una extensión de contrato este próximo verano no suena tan mal para el ala-pívot de los Bulls. Apretar para conseguir lo que deseas no está mal, pero medir los riesgos también debe ser una prioridad en las actuales circunstancias.

(Fotografía de Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.