¿Prefiere Kevin Love ser traspasado a Portland?

, ala-pívot de los Cleveland acaba de convertirse en uno de los mayores aliados de la actualidad en la NBA.

Como resultaba lógico, no es que los Cavs no quisieran traspasarle, sino que estaban esperando a que el mercado fuera un poco más favorable para levantar la liebre. No es que el rendimiento de Love esté siendo boyante desde el inicio de la temporada (15,6 puntos, 10,5 rebotes), pero sí que hay organizaciones interesadas en realizar una intentona para reclutar al campeón de la NBA en el año 2016. No son pocas.

Ya hemos debatido largo y tendido (tenemos nueva sección y todo) sobre cuál puede ser el mejor destino para Kevin Love (Portland, Boston, Phoenix…), y según se pudo hacer eco el periodista Kevin O’Connor para The Ringer, el propio jugador podría tener ya un favorito en caso de ser traspasado. Ese equipo serían los .

La supuesta preferencia —siempre según la información de O’Connor— tendría su germen en las raíces vitales de Love. Kevin nació en Santa Monica (California), en el seno de una familia con lazos en el grupo musical llamado los Beach Boys. Su tío, Mike Love, era componente de aquella famosa banda de rock que empezó a despuntar en la década de los 60.

Cuando Kevin era todavía muy pequeño, su familia dejó el benévolo clima californiano y se trasladó a Oregon, estado natal de los Portland Trail Blazers. Aunque después volvió a UCLA para sus días en la universidad, Love vivió parte de su vida cerca de Portland, y de ahí, según O’Connor, se alumbra la particular preferencia por acabar traspasado en los Trail Blazers.

¿Lo necesita Portland?

Que Kevin Love quiera acabar jugando allí no significa que sea exactamente lo que Portland necesita en este momento. De hecho, la mejor versión de los Blazers de Damian Lillard y C.J. McCollum llegó la pasada temporada con jugadores de un corte más defensivo al lado de los dos primeras espadas. Hablamos de ello hace poco, de cómo las fugas de Al-Farouq Aminu o Maurice Harkless sobre todo habían erosionado sobremanera la plantilla que gestiona Terry Stotts.

La llegada de Carmelo Anthony ha mitigado la ausencia de apoyo anotador a los dos jugadores principales (estrellas) del equipo, y por esa parte podrían haber ya suficiente contenido. No así en la parcela defensiva, donde los Blazers siguen siendo el noveno peor conjunto en puntos encajados cada 100 posesiones (111,8).

Necesitan, antes que nada, seguir dando consistencia a su juego de retaguardia y, después, motivar otras armas en ataque. Por tal motivo, Kevin Love podría no ser el jugador más indicado para llegar al rescate de unos Blazers que están obligados a seguir escalando posiciones en el Oeste (ahora son 12º).

Muchos millones

Además, en el contrato de Kevin Love restan por percibir 90 millones de dólares a lo largo de las próximas tres temporadas, hasta que cumpliera 34 años; y ese es otro de los elementos que han hecho retroceder a ciertas franquicias interesadas en su fichaje. No es una cantidad baladí y hay que pensarlo dos veces antes de acoger semejantes cifras y presentarlas delante de un propietario.

En las pasadas tres campañas, Love se perdió 22, 23 y 60 partidos respectivamente (105 en total), por lo que el apartado físico tampoco resulta para tirar cohetes, más en una franquicia ya esquilmada por las lesiones en su juego interior (Jusuf Nurkic, Zach Collins…).

No es seguro que Portland vaya a ser su destino (ni mucho menos), pero sí parece que es una de las organizaciones que quiere presentar batalla. A cambio de su salida, en los Cavs esperan obtener alguna ronda del draft interesante, contratos próximos a liquidación para poder liberar salario y hasta algún jugador joven con cierta proyección…

Parece que no hay vuelta atrás, los Cavs quieren deshacerse de manera firme de Kevin Love, uno de los últimos reductos del único título en la historia de la franquicia.

(Fotografía de portada: Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Paul George, a los fans de Indiana: “No soy yo a quien tenéis que abuchear”

Tras el susto de Morant, ¿se reabre el debate de las cámaras de línea de fondo?

Siguiente