Terry Rozier negocia su extensión de contrato con Boston

El próximo 15 de octubre es la fecha límite para que las franquicias con jugadores en su último curso de contrato, firmado bajo la escala salarial de novato, sellen acuerdos de renovación. Hay cosas notables como el de , en los Wizards, o el de , en los . Si los equipos no cierran las extensiones de los contratos para ese citado 15 de octubre, los jugadores se convertirán en agentes libres restringidos en verano, siempre que la franquicia en cuestión les extienda una oferta cualificada.

Al contrario que Oubre Jr, cuya renovación no parece que pueda producirse en estos días, Terry Rozier y los Celtics tienen más posibilidades de entenderse. Ambas partes negocian, aunque Rozier pudiera ser reticente a seguir en Boston en la 2019-20 por el rol que pudiera tener. “Es algo sobre lo que me tengo que sentar a pensar seriamente”, señaló el base, en declaraciones recogidas por Brian Robb, para Boston Sports Journal.

Irving, por delante

Y es que Rozier demostró muchísima calidad y arrojo cuando fue baja en el último tramo de la 2017-18. Sin embargo, los deseos del propio base de origen australiano de seguir muchísimos años en el TD Garden podrían limitar seriamente el protagonismo de Rozier en la rotación, que volvería a ser el de un excelente complemento para la segunda línea.

Número 16 del Draft de 2015, Rozier encara su cuarta campaña como profesional. Y ha sido este curso el que ha marcado un salto adelante en su carrera, donde ha pasado de los 5,5 puntos de la 2016-17 a los 11,3 de la 2017-18, además de haber incrementado los minutos en la pista de forma notable: de 311 en su año de debut, la campaña 2015-16, pasó a 1.263 en la mencionada 2016-17 y a 2.068 en la pasada temporada.

Si no llegaran a un acuerdo las dos partes, los Celtics, que se han negado a incluirlo en opciones de traspaso a otros lugares, podrían convertir a Rozier en agente libre restringido. Para ello necesitarían extenderle en el próximo mes de junio una oferta cualificada, por valor de 4,28 millones de dólares, que daría a Boston la opción de igualar cualquier propuesta de las otras franquicias de la NBA que pudiera llegar, y retenerlo.