Sixers: el enigma Bynum

Sucede algo extraordinario en Philadelphia alrededor de la llegada de en el blockbuster deal que por fin sacó a Dwight Howard de Orlando. Aquello que todos (fans NBA, jugadores, GM’s rivales y analistas) consideran un triunfo para una franquicia, léase la llegada de Bynum a Philly, es visto por la misma de forma, como mínimo, neutral, cuando no en tono de desaprobación.

Son los Philadelphia 76ers una de las organizaciones de más tradición en la NBA. Seguro en el Top-5, quizá en el Top-4. Y son sus aficionados ejemplo de lealtad y compromiso con sus jugadores. Los que sean que vistan su uniforme. Poco amigos esos fans, por lo tanto, de traspasos y/o jugadores importantes no arraigados. De hecho, iban las radios del área de Philadelphia la mañana siguiente al traspaso llenas de reproches a la dirección de la franquicia.

No es que llegara Andrew Bynum (sobradamente, un center al que todos los equipos desearían poder incorporar); es que se iba . No existe razón por la que ignorar lo bueno que es Iguodala. De hecho, es miembro de un equipo recientemente ganador del oro olímpico y que, aunque sea mentira, se reivindicaba mejor que el Dream Team de 1992. Pero Iguodala era la cara del equipo de los desde 2004. Mejor o peor. Todavía por aportar o en clara decadencia. No importa. Era su jugador-franquicia, y ahora ya no está.

Desde cualquier otro lugar del mundo que no sea el área de Philadelphia, sin embargo, ser honesto significa reconocer que Iguodala era (en su mejor versión y no siempre) un tipo de jugador estilo Scottie Pippen. Fabuloso en muchos aspectos del juego, pero incapaz de llevar a su equipo, por sí solo, hasta lo más alto. ¿A dónde iban los Sixers tras ocho años con Iguodala? ¿Hacia una derrota en primera ronda de Playoffs? ¿En segunda ronda en un mundo ideal?

Andrew Bynum tiene sus defectos. Menos que los que tenía hace tres años, pero los tiene. Arrastra sus continuos problemas de rodillas. Menos severos que hace tres años, pero los arrastra. Pero Andrew Bynum viene desarrollando un proceso de transformación en su juego en este último tiempo que le hace abandonar el adjetivo “potencial” para acercarle al sustantivo “realidad”. Además, es un 2’13 todavía menor de 25 años y que, de estar sano, está en la lista sin duda de los mejores 20 jugadores de la NBA. Existen, de hecho, dos centers de élite que están con su mejor momento profesional aún por llegar. Y Andrew Bynum es uno de ellos.

Y hoy en día, en una NBA absolutamente polarizada por pointguards/guards de máxima calidad, si puedes obtener un center de tal nivel, simplemente “apretas el gatillo”, y las preguntas te las haces después. Siempre. Los Houston Rockets, por citar un equipo, estarían en unos altos niveles de excitación si hubieran obtenido a Bynum como premio de consolación a sus intentos de incorporar a Howard. Tener a Andrew Bynum no es algo precisamente pequeño y sí un muy buen negocio.

Otra cosa es que Bynum renueve con los Sixers terminada la temporada 2012-13. El dinero que éstos ofrezcan va a importar, cómo no, pero lo que Philadelphia le ofrezca a Bynum dentro de la pista va a importar más. Valgan los casos de LeBron o Chris Bosh como recientes ejemplos de grandes jugadores que han cambiado de equipo perdiendo dinero pero ganando en aspiraciones deportivas. Así que la presión no recae ahora en las maltrechas rodillas de Bynum. Lo está, de forma clara, en las decisiones de y en el saber hacer sobre el parqué de o .

La buena noticia es que Philadelphia ya ha demostrado ser un equipo formado por muy talentosos jóvenes jugadores capaces de formar un aspirante legítimo en la Conferencia Este. Si quieres batir a Miami, debes dominarles en sus puntos flacos (las posiciones de center y pointguard), siempre que tengas aleros que puedan defender y sepan anotar desde la distancia. Y los Sixers pueden llenar ese molde.

La mala noticia es, no obstante, que para retener a Bynum deberán en Philadelphia encontrar el camino para tener dinero suficiente como para ofrecerle un contrato de máximos el próximo verano, al tiempo que tener espacio salarial restante para atraer a otra gran estrella por aquel entonces. Y eso es prácticamente imposible, a no ser que los Sixers se deshagan de Holiday o Turner dentro de menos de un año.

, y son aquí la clave. De poder estos jugadores ofrecer suficiente punch y defensa en el poste junto a Bynum, los Sixers son fijos en los Playoffs y con terreno todavía para crecer. De otro modo, si Doug Collins es incapaz de poner orden a este buen número de jóvenes jugadores jugando para futuros buenos contratos, las cosas se pueden poner feas por Pennsylvania.

Pero tal y como los Sixers estaban construidos hasta la llegada de Bynum, no eran, en realidad, una amenaza seria para los equipo de la élite del Este (lo de Chicago del año pasado sabemos por qué pasó). Y aunque dejar marchar a uno de los dos mejores aleros defensivos de la Liga no es, inicialmente, un buen inicio de camino hacia el éxito, incorporar a un center de tanto nivel sí lo es; y los Sixers tienen jugadores en su roster que pueden aportar lo que Iggy aportaba.

En un escenario de mínimos, pues, si Andrew Bynum acaba marchándose tras la temporada 2012-13, los Sixers estarían condenados a descender a las más oscuras profundidades clasificatorias, con al menos el consuelo de tener opciones posteriormente de “pescar” alguna posible futura estrella vía Draft. Pero si ello no sucede, y los dioses del baloncesto se conjuran en el proyecto de Philadelphia, puede que la superestrella que ahí necesitan ya esté en plantilla.

El enigma Bynum pronto entrará en escena y, con el paso de los meses, iremos saliendo de dudas.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
  • Ferran

    Interesante leerlo con calma y entendiendo frase a frase.Grandioso artículo, enhorabuena.

    • Carles Ortiz

      Gracias Ferran, un saludo!

  • Patricio

    Me sumo. Muy buen articulo. Y Bynum tiene una gran posibilidad en Philadelphia, seguir los pasos de Malone y Chamberlain, no es menor. Si le va bien a 76ers este año y llegan bien lejos en Playoff (cosa que pueden hacer, una segunda ronda como mínimo) Bynum tienen muchas chances de quedarse.

    • Carles Ortiz

      Gracias Patricio. Saludos!

  • Laia

    2,13? Ha menguado?

    • Carles Ortiz

      7 pies justos, no? Si es más, con más razón lo que apunto. Gracias por la corrección Laia. Un saludo!

  • morrfis

    Quien es el otro mejor alero defensivo? G.Wallace? Y el otro pivot de élite que todavía no está en su mejor momento?

    • mingu

      supongo que en cuanto al pivot se referirá al número uno del draft

      • Carles Ortiz

        Me refería a Worls Peace y Anthony Davis, respectivamente.

  • morrfis

    Quien es el otro mejor alero defensivo? G.Wallace? Y el otro pivot de élite que todavía no está en su mejor momento?.

    • Víctor Hinojosa

      Javale McGee, Anthony Davis, Roy Hibbert o incluso LaMarcus Aldridge creo yo. El otro alero defensivo quizá sea Wallace, aunque James tambien es un buen defensor, y tambien tienes a World Peace.

  • Gonzalo

    Hay un rumor que dice que Bynum terminará en los Celtics la temporada que viene. Por ahora es un rumor pero, si así fuese, los propietarios de los 76ers han hecho un movimiento malísimo.

    • Carles Ortiz

      OH!

  • NBA west

    Es algo arriesgado para los sixers haber hecho ese movimiento pero ilusionante a la vez. Van a intentar que bynum se acople a Philadelphia rápido y le rodeen de un buen equipo…así habrá mas posibilidades de que se quede

  • oriol

    ya tienen un buen equipo rodeandolo evan turner, dorell wrigth,jrue holliday, nick y thaddeus young,jason richardson, esos son medio buenos sumane kwane brown y tony battie que algo aportan lo unicoles falta experiencia en playoff. Yo me mojo y digo 76ers final conferencia.