Chris Paul saca de quicio a Kobe

“Cuando todo se acabe él será uno de los mejores en haberse atado los cordones.”

Con estas palabras despachaba el partido cuarto de la serie (más larga de lo previsto) -. Kobe, contrariado por la derrota, por su rendimiento y por el de sus compañeros, por la torcedura (fea) de tobillo, despreció así a , que ayer firmó otro partido para la historia.

Su actuación, 27 puntos, 13 rebotes y 15 asistencias, hace que tengamos que bucear en la historia hasta 1964 para encontrar una actuación en playoffs en la que se conjuguen al menos 25 puntos, 10 rebotes y 15 asistencias. Si, como habréis adivinado, el predecesor de Paul es Oscar Robertson. No es fácil encontrar una actuación tan deslumbrante, y tampoco es muy habitual ante los Lakers. En los últimos 20 años sólo cinco jugadores habían conseguido firmar un triple-doble ante los Lakers: Rajon Rondo, Steve Francis, Tim Duncan y Jason Kidd.

Curiosamente Kobe y Paul fueron los últimos titulares en anotar en el partido de ayer. Paul no anotó hasta que el partido rozaba el descanso, mientras Bryant se quedó sin anotar en la primera parte algo que no le ocurría desde el año 2004 ante los Wolves. Hay que remontarse a principios de febrero ante los Spurs para encontrar un porcentaje de tiro tan bajo (5/18) de la estrella angelina.

Los Lakers no encuentran respuesta para Chris Paul. El base está haciendo unas brillantes series, sosteniendo un equipo que tiene en Ariza y Landry los mejores bastiones ofensivos, y que parece no echar en falta a David West. Con estas cartas, aparentemente muy malas, Monty Williams, entrenador de los Hornets está plantando cara a los vigentes campeones. La imagen de Kobe, recriminando a sus compañeros una mala acción, lesionado en el tobillo y abandonando el estadio en muletas describe el estado de ánimo del equipo: frustrado y lastrado.

Fuente | Palabras de Kobe leidas en el Twitter de Daimiel


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.