Derrick Rose, portada de la revista GQ

Derrick Rose, incómodo con su fama según declara a GQ

Derrick Rose, portada de la revista GQ es toda una celebridad en Estados Unidos. Focos, fama y admiración le acompañan allá por donde pasa. Sin embargo, el estatus de popularidad que ha alcanzado como la gran estrella de los le supone una verdadera incomodidad. En una entrevista realizada para la revista GQ, Rose ha admitido que las consecuencias que trae su fama “no se ajustan a mi personalidad” y “a veces es demasiado”.

Chicago, ciudad que no estaba tan embriagada por alguien desde , ha tomado a Rose como un auténtico ídolo. Para el jugador franquicia de los Bulls, “Chicago no sabe cómo actuar ante las celebridades. Siempre tengo a alguien conmigo. Puedo llevar puesto un sombrero, unas gafas o lo que sea. Pero si salgo sin sombrero, me siento como si estuviera desnudo”.

De hecho, las comparaciones con Jordan suponen para Rose una gran motivación, quien deja claro que “sus títulos no me hacen tenerle miedo. En todo caso, me hacen trabajar aún más duro”. “Me he topado con él un par de veces, pero no tenemos relación”, añadió el base.

Lo cierto es que la carrera de Rose ha ido subiendo peldaños año tras año. Desde que fuera número 1 del draft de la NBA en 2008, se han sucedido éxitos como el de ser Rookie del año, llevando a los Bulls a los Playoffs; además de contar ya con tres apariciones en el All Star, y el premio como MVP de la pasada temporada. Estos logros han propiciado que su perfil público se proyecte cada vez hacia cotas más altas. “No puedo alejarme de la atención que recibo. Si juegas mucho, llamas la atención, pero no me gusta. Es extraño, estoy en un aprieto. Cuanto más ganas, más te viene”.

Rose no está cómodo cuando ha de hablar en público, y ante las lesiones que le han perseguido esta temporada, ha tenido que lidiar con preguntas constantes sobre su estado físico.

Además, la estrella de los Bulls señaló que sale muy poco de noche: “Me pone de los nervios el hecho de que no pueda salir. Te marca mucho tus límites. Al final se te acaba diciendo que no puedas ir por aquí o no puedas ir por allí”.

Rose, quien ya tiene una casa cerca de las instalaciones deportivas del equipo, compró hace poco un apartamento en la planta 84 del edificio Trump en Chicago. Allí ha encontrado cierta seguridad con respecto a toda la atención que acapara. “Me gusta vivir aquí”, dijo Rose a GQ. “Sólo tratan de hacerme sentir cómodo. La gente de aquí, que son en su mayoría de fuera de la ciudad, no saben quién soy yo. Es por eso que elegimos este lugar”, agregó el jugador de Illinois.

  • pepe marco

    que grande Derrick Rose, es muy muy humilde y es una gran persona…lo demuestra con esto pero es inevitable ser una estrella siendo tan buen jugador