Garnett ha ido demasiado lejos

Tras el Pistons-Celtics del pasado martes, publicó varios mensajes en su cuenta de Twitter en los que atacaba a . KG me llamó enfermo de cáncer era lo que se podía leer en uno de sus tweets y en otro “KG dice mucha basura, probablemente no haya estado nunca en una pelea, me gustaría encontrármelo en un ring y dejarlo en evidencia”.

Con el amplificador de las redes sociales y la prensa, el asunto fue saltando de un lugar a otro hasta convertirse en el tema más comentado en el día de ayer en todo aquello relacionado con la NBA. Las columnas de opinión se sucedieron por todo Internet y Kevin Garnett no tuvo más remedió que realizar un comunicado en el que decía que “todo se debe a un malentendido, yo no le dije eso a Villanueva. Lo que le dije fue que era cancerígeno para su equipo y para su liga”. También añadió que él ha perdido a seres queridos debido a esa enfermedad, que actualmente tiene a un familiar en tratamiento y que nunca diría algo así. Más tarde Villanueva contestó con un lacónico “sé exactamente lo que oí”.

Evidentemente, las palabras de Garnett son demasiado fuertes como para poder aceptarlas como algo común en el habitual trash talk que practican muchos jugadores en la NBA pero hay que añadir, para los que no lo sepan, que Villanueva es reconocido porque sufre alopecia, una enfermedad que le impide tener pelo en todo el cuerpo y por la que ha sido calvo desde niño. Charlie Villanueva siempre ha aprovechado su posición de personaje público para dar a conocer la enfermedad y visitar escuelas e institutos apoyando a otros niños que están en su misma situación y que normalmente son objeto de la burla de sus compañeros.

Mi opinión es clara. En una liga en la que levantar los brazos, aplaudir o mirar un poco raro significan una técnica, no se puede permitir que Garnett juegue ni un partido más sin recibir una sanción económica, deportiva y social.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.