Jugar menos partidos puede afectar al rendimiento de Jason Kidd

Jason Kidd se lleva la tercera multa del año para los Mavericks

Mark Cuban, propietario de los , es una persona especial en cuanto a su respuesta ante las multas. Acostumbrado a dar sin tapujos su opinión sobre todo lo relacionado con la NBA, el multimillonario ha sido multado en varias ocasiones por la liga, y su reacción siempre ha sido la misma: además de pagar la multa correspondiente, donar la misma cantidad de dinero a una causa benéfica.

“1 million for Anna”, una fundación benéfica que lucha contra un tipo de cancer óseo, fue la elegida por Cuban cuando la NBA le multó con 75.000 dólares (cerca de 57.000 euros) por quejarse de los árbitros tras caer ante Oklahoma City el pasado 1 de febrero. Sólo un mes y una semana después, la historia se repitió, aunque con otro Maverick como protagonista.

La NBA anunció ayer miércoles que ha recibido una multa de 25.000 dólares (algo más de 11.000 euros) por afirmar que “no tenemos el beneficio del silbato. No creo que nos traten como los vigentes campeones” tras otra derrota de Dallas ante el mismo rival, los Thunder.

Rick Carlisle, quien también criticó el arbitraje en aquel partido, especialmente en relación con una falta pitada a Ian Mahinmi al final del partido, se libró de la multa esta vez. El técnico de los Mavericks, pero, ya sabe lo que es devolver “obligatoriamente” una parte de su sueldo a la NBA tras lanzar el balón a las gradas en el partido ante Oklahoma City de febrero, con 35.000 dólares (unos 26.500 euros).

En total, el gasto de multas de los Mavericks esta temporada asciende ya a 135.000 dólares, más de 102.000 euros. Pero si hay algún propietario al que este tema le resulta bastante indiferente, ese es precisamente Mark Cuban.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.