Jeremy Tyler, de posible nº1 del Draft a olvidado

Cuando optó por saltarse la universidad para jugar profesionalmente en Europa todo apuntaba a que sería un futuro número uno del draft. Dos años después y tras fracasar estrepitosamente en su aventura FIBA, Tyler ha sido elegido en el puesto 39 por Charlotte , y posteriormente enviado a Golden State a cambio de 2 millones de dólares.

Repasemos.

En abril de 2009 Tyler decide que el baloncesto de instituto que juega en los Estados Unidos se le hace pequeño y que es hora de probar suerte en el baloncesto profesional. No quiere agotar su último año en el instituto y jugar sin cobrar en la NCAA. Además, las normas NBA impiden al joven proyecto de jugador recibir un entrenamiento avanzado, y ha de esperar hasta los 21 años para jugar en la mejor liga del mundo. Ciertamente dominaba el baloncesto de High School promediando 28.7 puntos en San Diego y, apoyado en su acomodada familia, cree que jugar profesionalmente en Europa puede ser lo mejor para su desarrollo. Dos años de emigrante cualificado para volver en los más alto del draft de 2011.

¿Qué ha pasado en estos dos años para que un futuro número 1 se convierta en un número 39?

Tyler elige el Maccabi Haifa de la liga israelí para curtirse como jugador. En palabras del, en aquel momento, propietario del club “Jeremy y su familia querían ir a un equipo y a un país donde él se sintiese más cómodo”. La liga israelí comenzó en octubre de 2009 pero en marzo de 2010, Tyler ya estaba de vuelta en San Diego, cinco semanas antes de la conclusión del campeonato. Su periplo no pudo haber sido más pobre: 2.1 puntos y 1.9 rebotes por encuentro en sólo 10 partidos jugados, y sólo disputando 7.6 minutos por encuentro. Lo que no estaba nada mal era su salario: 140.000 dólares. Su etapa israelí quedó perfectamente reflejada por un rotativo de Tel Aviv:

Tyler ha promediado 2 puntos, 2 rebotes y 2 rabietas por encuentro

Su decisión de abandonar el barco ante la adversidad (Tyler nunca encontró hueco en el equipo) fue la primera señal para su caída en la cotización del draft. Tampoco ayudaron las palabras de su agente, Makhtar Ndiaye, que se desmarcó de la decisión de su representado apuntando a su falta de madurez para afrontar el reto del baloncesto profesional.

En julio de 2010 Tyler encuentra acomodo en el baloncesto profesional…..de Japón. Cualquier scout con un mínimo de conocimiento de las ligas profesionales sabrá que la liga japonesa no es precisamente un reducto de calidad y competitividad. Otra señal negativa en la cotización del joven jugador.

Su experiencia en extremo oriente resultó más benévola con su hoja de estadísticas: 33 partidos jugados, 9.9 puntos, 6.4 rebotes en 15.4 minutos por encuentro. Tampoco estos discretos datos sirvieron para que los scoutings recordasen aquel jugador de 18 años que decidió saltarse el último año de instituto.

Pero fue precisamente esto lo que hizo que Jeremy Tyler fuese noticia. A la NBA se le había abierto la “vía Jennings”, cuando Brandon Jennings decidió competir en el baloncesto profesional en Italia antes que dar el salto a la Universidad. Tyler ni siquiera agotó su período en high school, cosa que no había hecho ningún jugador anteriormente. A la vista de su “éxito”, es probable que las nuevas estrellas se lo piensen mucho antes de dar el salto, sin red, que el jugador de San Diego dio.

Los Warriors han apostado fuerte por él. Un colaborador de la franquicia conoce directamente a Tyler de su etapa en el instituto y sabe del potencial que atesora el jugador, sobre todo en el plano físico. Veremos cuanto dura la anunciada paciencia con el jugador en el impaciente mundo de la NBA.

Fuentes: Jugones | Insidebayarea | A place in south


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.